jueves, junio 10, 2004

POESÍAS 1982 (Francisco J. Lauriño)



LAS RAÍCES QUE LLEVARON AL SUEÑO

Yo no sé si algún día quise de verdad a Marilyn
//Monroe
o si solamente me imaginé su esqueleto desnudo
//y frío
en la noche sinfónica que atiza a América.

Yo no sé si algún jazz calcinante se varó en
//mi memoria
o si solamente sus notas penetraron en
//la atmósfera cargada,
en la noche automática de mis pasiones.

Yo no sé, no lo sé. ¿Cuántas palabras, besos,
canciones o poemas en forma de flor?, ¿cuántas
//miradas,
susurros indiscretos, suspiros ahogados?,
//¿cuántas, cuántos,

hicieron falta?; o más bien, deambular por ese
//camino
señalado previamente y dictaminado en verde y/
/gris,
iluminado por los sueños, por ese camino,
//iluminado por los sueños

y la marihuana ardiente, por ese camino,
//deambular,
y hallar un sendero sin final y una espera
//desinflada,
y un globo tuberoso y grotesco. ¿Dónde estamos,
//por ventura,

en qué piedra, en qué estación, hemos olvidado
//la lenta caminata?
Hay camino y hay quien ande, y hay una
//generación
con adoquines en el pelo y flores en sus
//misterios,

y hay unas góndolas de mármol que serpean sin
//quietud
por la ciudad. Y nosotros, nosotros seremos,
//porque somos,
la sangre de nuestra sangre, el tuétano de
//nuestros huesos

o la guitarra eléctrica de algún hirsuto suspiro.
Nosotros y los árboles, nosotros y la tierra,
//nosotros, el fuego,
la sed, la esperanza, la fe, nosotros, nosotros,
//nosotros,

y un futuro que camina a la par que la vereda
de unos sueños con sabor a sándalo y a yerba,
//a la desgarrada
voz de Janis Joplin, al timbre de Bob Dylan,

el rock and roll, o la impiedad de sentirse vivos,
vivos en los adoquines de nuestra fantasía, y
//vivos,
vivos, vivos, en un paraíso arcano y veloz.


Francisco J. Lauriño (c) 1982

2 Comments:

At 8:41 a. m., Blogger Lauro said...

COMO EN OTRAS OCASIONES, LOS VERSOS QUE NO CABEN EN EL ANCHO DE LA LÍNEA CONTINÚAN EN LA SIGUIENTE PRECEDIDOS DE DOBLE BARRA //.

 
At 11:40 p. m., Blogger Casimiro said...

Tu beso se hizo calor,
luego viento.
De otra galaxia
el amor que te darían
algún día volvería.
Nada es más simple,
no hay otra norma,
nada se pierde
todo se transforma.

 

Publicar un comentario

<< Home