domingo, mayo 30, 2004

La luz del sol robada

La luz del sol robada



18


Muy cerca del lugar escogido para el nuevo campamento las cuatro mujeres que transportaban el fuego gritaron de desesperación.
Nadie había muerto súbitamente nadie había sido alzado por los aires por las águilas mecánicas que los ocupantes lanzaban sobre los bandos fugitivos.
Pero al apagarse el fuego sucedió la desgracia más temida de todas porque con ella llegaría el tiempo del pavor sin remedio de la negrura gélida de la soledad.
Y la mitad de la horda sucumbiría con seguridad en la tentativa de arrancar una nueva lumbre en las ciudades ocupadas si tuviesen coraje para tanto.
Se reunieron alrededor de las cenizas y allí mismo el jefe fue depuesto y las cuatro mujeres apedreadas pero no hasta la muerte.
Porque los perseguidos estaban tan seguros de morir que respetaban la vida y probablemente por eso morían con tanta facilidad.
Así comenzó aquella primera noche de oscuridad con toda la banda amasada en un nudo de sombra bajo el pálido y distante lucero de las estrellas.
Como siempre hacían al finalizar el día se contaron y supieron que faltaba uno.
Y cuando a pesar de su enorme miseria volvieron a lamentarse por este poco un niño dijo que había visto alejarse en dirección al puente a un hombre de la tribu y que eso fue después de apagarse el fuego.
La noche fue como un lastre de lodo porque las estrellas estaban lejos y ardían fríamente.
Y el día siguiente nació y pasó sin que se moviesen de allí comieron durmieron y algunos juntaron los sexos para no tener tanto miedo.
Otra noche se levantó de tierra y vieron los lobos mecánicos que se llevaron consigo arrastras los diez hombres más fuertes.
Sólo se alejaron cuando el sol comenzó a aparecer y aullaron de lejos con sus gargantas de hierro mientras de las heridas de los muertos goteaba la sangre.
Entonces sobre el disco rojo vieron los hombres y las mujeres sobrevivientes un punto negro que aumentaba y barruntaban que el propio sol se iba a apagar.
Hasta el momento en que distinguieron al hombre que corría hacia ellos el compañero que los había dejado hacía dos noches y que en ese hombre había también un punto luminoso.
Una antorcha que traía en el brazo levantado y que era la propia mano ardiendo de la luz del sol robada.


IN MEMORIAM ALLEN COHEN, POETA.

4 Comments:

At 1:23 a. m., Blogger delete_user said...

espero te gusten los cambios,para este post
si nu ye asi pos a la fueya de reclamaciones.
saludos desde el...

 
At 11:23 p. m., Blogger Casimiro said...

Pos claro que me gusta, no necesitamos venos ni hablanos pa saber que ye lo que se complementa. Bueno como vas a seguir por eses tierres un poco más pues eso que lo pases de puta madre y a disfrutar de la prima vera.

 
At 3:09 p. m., Blogger Lauro said...

Pues a mí también me gusta, coño. O no voy a poder dar yo opinión al respective. Esto ye como cuando están dos charrando, y llega otru, que nun sabe de qué va, y mete baza. Pues yo, igual. Pero que conste que me gusta. Y de pasu, entérome de que Xinrín va quedase más tiempu pol sur. Visto lo visto, garantía de que esti añu van cosechar la mejor huerta desde el siglo catapún, porque seguramente que seguirá lloviendo. ¿Nun vos pasa siempre que salís de Asturies? A mí llegó a pasame que una vez, al llegar al puerto de Ceuta, hay unos años, resulta que ORBAYABA (lo juro).
Bueno, besinos.

 
At 11:22 p. m., Blogger delete_user said...

si, yo ya toy un poco mosqueau hoy tovía
paecía que se escuchaba la trona que no tona,
pal casu patates porque haber desde que hay la "trona"
a los viernes nun ye ciertu que siempre orpina xuntu al teatru..
En FIn ya tan pedies 100.000 camisetes col lema
"POPNOX RAININ AGAIN AND A TUTIPLEN"
y per dentru tará la costura con filus "pa que pique".

 

Publicar un comentario

<< Home