lunes, enero 31, 2005


por eso votamos NO a la constitución europea NEL&PULGU
Posted by Hello

domingo, enero 30, 2005


Este viernes pasado vino a mi un poemario de los que dejan huella, de los que duelen de puro placer al leer. “PALLABRES DE PAYASO” de Miguel Allende, en una magnífica edición de Trabe de finales de 2004. Desde la capa con ilustración de Jean-Michel Basquiat (Max Roach 1984) y transitando por la totalidad de los poemas me encontré como pez en el agua del Nalón, del Hudson, de todos los ríos que recorren nuestras pobres vidas de clowns, irreverentes, pero nunca domesticados del todo por el poder. Tuve la oportunidad de hablar brevemente con Miguel y el placer de escuchar de sus propios labios el poema que abre el libro, “FALA’L PAYASU DENDE LA SO TUMBA”, y no pude reprimir mi identificación total con el personaje. Así se lo hice saber. Después en la tranquilidad de mi casa pude saborear todos y cada uno de los poemas y os lo juro hace tiempo que un poemario no me hería de esta gozosa manera. Seré por siempre un masoquista de la letra escrita, no lo niego, pero de la bien escrita de la que se cuela por la piel, por los ojos y se instala para siempre en los recovecos del cerebro. LEEDLO, os aviso sólo una vez más.

Posted by Hello


Muerte del miliciano . Robert Cappa
Posted by Hello


brogo NEL&PULGU
Posted by Hello

Stoned Atmosphere manden



Proteutores l.luvies | 23 Xineru, 2005 17:04
L.levo dende la primer selmana d'Avientu escuchando de forma cuasi osesiva el mesmu grupu. Esto nun ye tan estraño, me pasare munches otres vegaes con otres bandes (Uranus, His Hero is Gone, Unhinged... na década pasada, Converge, Neurosis, GodSpeed you Black Emperor... no que vá andao d'esta década), pero cumo d'aquella nun tenía weblog emplegaba mecanismos estremaos pa espublicitales.
El caso ye que Stoned Atmosphere son dos guah.es ( col pasu del tiempu tengo que calificar a los menores de 25 cumo guah.es, p'asina siguir calificándome a mín mesmo de xoven :-) de la Cuenca'l Nalón faciendo HipHop combativu. A dicir verdá son la primer banda d'este xéneru que me presta (siendo sincero siempres tuvi abondo prexuicios, normalmente xustificaos, escontra d'esti estilu, pero esta banda ye daqué perespecial).
Nun tienen les típiques lletres raperes de "soi más malu ya más guay que tú", sinon que na so llírica predomina la intelixencia ya'l sén críticu.
Temes cumo "Patria Sin Sol" son un auténticu himnu (bono, más bien un Réquiem), qu'amuesa que pesie a les prexubilaciones, pesie al Cuadonguismu, pesie al Gochu Fartón... n'Asturies sigue esistiendo un espíritu críticu, un espíritu que menacia con resucitar dalgún díi a la vieya nación de los Astures... (bono, yá empecipié amestar rialidá con pulsiones del soconsciente)
El casu, díi a:
http://www.4x4hiphop-maquetas.com/grupos_maqueta_stonedatmosphere_issue3_mp3.htm
ya descargaivos toos los temas, pero en primer llugar baxaivos "Patria sin Sol", escuchalo con calma, ya si nun vos sentis identificaos ye que nun vivisteis n'Asturies nos caberos 30 años...
Ye una llástima que nun cancien n'asturianu, porque entós sedríen dioses...
Si vos presten, díi preparándoos, porque nos prósimos meses, cuando tea disponible pa mercar, vos informaré de la demo del primer grupu de HipHop n'asturianu de la hestoria.


autorretrato jugando a la ruleta rusa NEL&PULGU
Posted by Hello

La güestia del XXI



El copyleft y el comunismu: La güestia del XXI
ASTURNEWS 10/01/2005 Próspero Morán
Diben toos cimblando de llerza, los guardias civiles de la posguerra, cuando sentíen a Antón cola metralleta o a Colás cola dinamita. Y agora resulta que les fuercies del orde (del nuevu orde de la nueva economía de la nueva europa de la nueva costitución) tán tremando mesmamente cuando sienten a los bloggers, a los escritores de bitácores, a los nuevos redentores del periodismu dixital falar de compartir idegues y la testos d'altor. ¡Quien lo diba decir! Agora resulta que los que sofiten el 'copyleft', la llibre distribución de cualaquier testu o creación (seya lliteraria, musical o informática) son comunistes nomaos (o polo menos marsistes) que tán enfotaos en pone-y la fin al mundiu capitalista de la economía de mercáu y mal nomáu bienestar.
Too entama nuna entrevista que Bill Gates-y concede a news.com. Al lleela, dellos collacios del movimientu 'copyleft' entamen a interpretar que Bill Gates diz una barbaridá: "There are fewer communists in the world today than there were. There are some new modern-day sort of communists who want to get rid of the incentive for musicians and moviemakers and software makers under various guises". O lo que ye lo mesmo: "Hai munchos menos comunistes nel mundu anguañu qu'entós. Hai dalgunos que son un nuevu tipu de comunistes que-yos pruye desaniciar los incentivos pa los músicos y creaores cinematográficos y pa los programaores informáticos baxo delles fórmules".
Darréu, ún nomáu blog que tien por nome Boing Boing fai un comentariu llaceriosu sobro la cuestión. Y los munchos llectores hispanos que tien esi blog entamen a esparder la noticia.
Dalgunos fain alcordanza d'un comentariu satíricu sobre los hermanos Warner y los drechos de Casablanca col que Groucho Marx dexó claro en "Groucho y yo" un problema que daquella nun facía atalantar la que se nos venía enrriba. Otros cenciellamente entamaron a comentar y esparder entá más les opiniones bárbares de Gates: Marta Peirano y Antonio Córdoba en Elástico ficieron delles anotaciones(1, 2, 3). También hubo comentarios irónicos como los d'Ugarte con un títulu apropiáu Guerra eterna en Oriente Medio o los de Antonio Chinchetru el perbon blog "Mangas Verdes" o'l de Enrique Dans . Y eso ensin escaecer referencies más nidies ya iróniques como la de República Internet o esi siempre acertáu Pepe Cervera nel so Retiariu.
En tou casu ye tan vieyu como manoseáu esti plantegamientu de Bill Gates que da bona imaxe de cómo fala'l capitalismu de la nueva economía nos Estaos Xuníos. Dende llueu, los direutivos de Microsoft guardense muncho de glayar barbaridaes al altu la lleva d'esta mena, pero eso ye equí, n'Europa. Na capital del mundiu democráticu, nesi país onde de sopitu voten diez veces más paisanos de los que tan censaos si fai falta (too pa que salga elexíu'l que tien de salir) los animales tamién son toos iguales, pero dalgunos (comunistes ya militantes del copyleft) son menos iguales qu'otros.

sábado, enero 29, 2005


brogo NEL&PULGU
Posted by Hello


autorretrato del subcomandante Marcos NEL&PULGU
Posted by Hello


brogo NEL&PULGU
Posted by Hello


Una placa para una antigua comisaria BONI
Posted by Hello


brogo NEL&PULGU
Posted by Hello


Disco del programa VERSIÓN ESPAÑOLA. Muy recomendable para escuchar en cualquier situación
Posted by Hello


autorretrato deshojando la margarita NEL&PULGU
Posted by Hello


autorretrato de padrino de boda NEL&PULGU
Posted by Hello


autorretrato lector NEL&PULGU
Posted by Hello


brogo NEL&PULGU
Posted by Hello


autorretrato con Barby NEL&PULGU
Posted by Hello

LÁGRIMAS EN LA LLUVIA. MEMORIAS RETOCADAS (de Francisco J. Lauriño)




CAPÍTULO XXI

UN CONCIERTO DE ROCK EN MONTPELLIER


Seguramente a aquellas horas —no recuerdo exactamente cuáles— era difícil prever que acabaríamos comiéndole los huevos al Iván.
Iván era el hermano mayor de Yuri y vivía, como el lector ya sabe, en el barrio de Begoña, en Bilbao. Nos pusimos en contacto con él, porque íbamos a estar de paso en su ciudad, y le dijimos llanamente que no tendríamos donde dormir y que si le parecía bien que le robáramos un poco de cama. Le llamamos por teléfono al salir de casa y nos contestó que se iba de murga con unos amigos a La Rioja y que pasáramos por la agencia de viajes en la que trabajaba a recoger la llave de casa, y que nos las arregláramos. Así era el Iván.
Pero me adelanto a los acontecimientos. Estoy narrando en plural, y hago bien porque nosotros éramos el Rosa y yo. Se trataba de ir a pillar un bus hasta la localidad vasca de Llodio (en la provincia de Álava, pero muy cerca de Bilbao) que nos conduciría hasta Montpellier (Francia), donde iban a tocar Bruce Springsteen & The “E” Street Band. Habíamos sacado las entradas en una agencia en Oviedo muchos días antes, y el precio incluía viaje ida y vuelta Llodio-Montpellier, entrada al concierto y un ejemplar en versión casete del Born in the USA, que era el disco que llevaban de jira. Nos buscamos la vida para ir a dedo hasta Bilbao, donde teníamos cuartelillo con el Iván, aunque no recuerdo muy bien los avatares del dedo. Llegamos a la capital vasca, recogimos la llave y, de pronto, nos encontramos en casa de Iván, en aquella enorme barriada obrera de Begoña, tan llena de buena gente entre la que ya yo había pillado más de una cogorza con Yuri y sus antiguos amigotes del barrio, como queda claro más atrás.
Pues en aquel piso había un par de camas para nosotros, pero también nos encontramos con la mesa puesta. Allí había comida suficiente para cenar diez o doce. Y le comimos los huevos al Iván, porque había unos cuantos y nadie dudaría de que, estando como estaban en su casa, eran suyos.
Después de cenar a gusto dormimos a pierna suelta —que eso el Rosa sabía hacerlo bien—, quizás hasta nos fumásemos algún canuto, y al día siguiente amanecimos con la ilusión del futuro concierto. La rareza del sitio de partida del bus, Llodio, se explica porque ese día había huelga de autobuses en la provincia de Vizcaya y los organizadores previeron posibles consecuencias desagradables si el vehículo salía de Bilbao. Así que nos fuimos en tren a Llodio y al llegar, ¡oh sorpresa!, vamos y nos encontramos de narices con el hombre más feo del mundo, que, naturalmente era paisano nuestro, de Sama.
Es éste un calvo —de esos calvos a los que se les ha caído el pelo como por una maldición y que tienen una pelusa muy ridícula—, bajo, patizambo, de larga nariz, ojos de tan pequeños casi inexistentes y además hundidos, grandes orejas, simiesca frente y boca desmesuradamente enorme; en el instituto le llamábamos “el Marciano”, y casi lo era porque solo le faltaba tener la piel verde, aunque un poco verdosa, a decir verdad, sí que la tenía. Este hombre, prodigio de feos, que aventajaba con mucho al Feo de Carbayín y a Manolo el Feu juntos, era de apacible personalidad y muy cordial e inteligente, y ejercía como profesor en algún instituto asturiano. Nos extrañó la tira verle por allí, tomando una caña en una cafetería de Llodio, como si tal cosa, y pensamos que quizás le había llevado a aquel pueblo perdido entre las vascongadas lo mismo que a nosotros, pero no sé qué película nos contó, lo que hizo más rara todavía la situación. Bebimos las cañas y cogimos el bus, dejando a nuestro vecino en la misma terraza, con otra jarra más encima de la mesa, diciéndonos adiós y que lo pasáramos bien, porque siempre fue muy educado.
Como el Rosa, coquetón él, siempre había sido un ligón, desde los años de instituto, durante el viaje también tuvo que intentarlo. Delante de nuestro asiento viajaban dos tías y con una de ellas entabló amena charla. Era vasca de pura cepa, se vanagloriaba de ello, el amor a la patria y todo eso que a mí me suena a pijada pero que, si es racional, respeto en otros. Era profesora de euskera en una ikastola, tenía pocos años más que nosotros y estaba muy potable. Le gustaba el Springsteen como a casi todos los aficionados al rock en el entonces. Y en estas, el viaje hasta la frontera transcurrió apacible y sin incidencias.
A Irún llegamos por la tarde y empezaron los problemas. Subió un policía con cara de perro y nos pidió la documentación. Le dimos los carnés y nos quedamos todos mirando unos para otros. Había un tipo alto, rubio y de melena, que hablaba con acento inglés y que dijo ser australiano, que no tenía carné porque, al parecer, le habían robado la cartera. Le dio al pasma el resguardo de haber presentado la denuncia. Pero cuando el del uniforme volvió flipamos todos en colores: el australiano no podía seguir viaje porque en el resguardo que le habían dado los propios policías en la comisaría donde había presentado la denuncia no había foto que indicara que era él.
Compungido, se apeó y nos dio a todos una rabia y una pena... Pero nadie hizo nada: ¡qué íbamos a hacer, todos apijotados, allí, temiendo que por cualquier bobería no pudiéramos pasar nosotros tampoco aquel sin par telón de acero particular que nos aislaba de Europa y sujetos a los caprichos de cualquier tipo con gorra de plato! Porque en 1985 todavía teníamos una imagen de Europa como del paraíso casi inalcanzable, porque había vallas de metal en los carriles de la autopista, que no dejaban de ser barricadas oficiales. Así que allí, agilipolladitos, acojonados ante la sinrazón y la prepotencia de los maleducados funcionarios pagados por todos, esperábamos el veredicto de aquellos jueces sin carrera de leyes, de aquellos esbirros del poder sin duda aficionados a la judicatura, para ver si éramos acreedores al gran premio de cruzar la estúpida frontera marcada en la autopista por aquellas cabinas completamente inútiles.
Un tipo bajo y moreno tenía, al parecer, el carné caducado. El pasma se lo hizo saber con cara de pocos amigos. El moreno le miró con cara de buena persona, con esa cara que ponen los críos cuando desean algo y están a punto de sufrir del tortazo de su padre que no quiere dárselo. El brazo de la ley le dijo que no sabía si podía dejarle pasar y que iba a consultarlo con su jefe. La consulta con el jefe fue eterna y todos en el bus estábamos en vilo, porque después de lo del australiano, que ya estaba haciendo dedo en dirección contraria a la que íbamos nosotros, el moreno tenía todas las de perder. Después de cincuenta o sesenta años apareció el pasma por la puerta exhibiendo la mayor cara hijoputa que vi jamás en mi vida blandiendo el carné entre los dedos índice y pulgar de la mano derecha. Parecía que iba a decir algo así como “¡al peo, muchacho, no puedes ir!”, y seguro que ese hubiera sido su deseo; pero no, lo que dijo fue que no se volviera a repetir porque la próxima vez se quedaba en tierra, que el jefe se había apiadado de él —no fue ésta la palabra que utilizó— pero que si por él mismo fuera no lo habría dejado seguir.
Contuvimos las ganas de llamarle lo que se merecía y el conductor arrancó por fin. Por la luna trasera se veía la entonces demodé melena jipiosa del australiano, ondeante al viento de la incomprensión y la arbitrariedad, y su dedo pulgar apuntando al cielo. Por culpa de algún chorizo cabrón y de varios pasmas más cabrones todavía iba a perderse un conciertazo, quizá el mejor de su vida, sin contar el dinero de la entrada, porque la organización, o sea la agencia de viajes “Wagons-lits”, no se hacía cargo de rollos como aquél.
Llegamos a Montpellier, luminosa y muy francesa, hacia las siete de la mañana, después de muchas curvas por la carretera del Pirineo francés —de aquella la autopista entre Bayona y Toulouse era poco más que un proyecto—, y pasamos por delante del Estade Richter, que era donde se iba a celebrar el concierto a las nueve de esa misma noche, a cuya puerta, por cierto, ya había gente esperando (durmiendo todavía en sus sacos, se entiende). Nos apeamos en mitad del pueblo y fuimos a buscar una tienda donde pillar leche y madalenas para desayunar barato. Lo de comer, latería y eso, lo llevábamos en el macuto. Era un hermoso día de sol con alguna nube en lontananza, así que comimos tan a gusto en un jardín, donde vimos al ejército francés y saludamos a una peña de jarecrisnas de los auténticos, de esos que tocan el tambor y llevan faldones y la cabeza afeitada. También comimos un helado y luego aprovechamos para visitar aquella castiza ciudad que estaba toda llena de obras públicas.
A las cinco de la tarde nos fuimos al campo de fútbol a coger sitio. Había, como es lógico, sitio de sobra a aquella hora, aunque los lugares más cercanos al escenario ya estaban abarrotados. Fumamos, sentados en la arena, algún canuto, tomamos alguna cerveza, conocimos a un yanqui que nos pidió un poco de porro y nos aburrimos como ostras escuchando las pruebas de sonido. A eso de las seis y pico salieron un montón de nubarrones de no se sabe dónde y empezó a llover, pero lo aguantamos estoicamente. La temperatura, pese a todo, seguía siendo agradable y el agua caía con cierta bondad. Pero poco antes de salir a escena el Bruce la lluvia cesó y las nubes se rasgaron y el cielo se puso azul y blanco. El escenario no tenía fondo: el cielo se veía por detrás y el efecto, al atardecer, acabaría siendo mágico. En el segundo bis, cuando cantó “Bobby Jean”, con el cielo azul oscuro y la luna llena luciendo por detrás de la escena, sentí que hay momentos en la vida que no los soñaremos jamás y que solo esos instantes justifican haber nacido y seguir viviendo aunque solo sea para recordarlos. Me río yo de los paraísos artificiales, porque aquel fue un paraíso verdadero, unos minutos que nadie podrá arrebatarme nunca. A pesar de que el Boss haya acabado por no estar a la altura de sí mismo y se haya convertido en algo así como el Julioiglesias yanqui, nunca podré recuperarme del todo de aquel shock orgásmico de rock’n’roll y vida.
Se subieron los técnicos de las luces a los andamios y los de sonido hicieron las últimas pruebas. Los componentes de la “E” Street Band saltaron con fuerza entre cálidos aplausos. Inmediatamente, sin dejar respiro, comenzaron a sonar los repetitivos, machacones, potentes y conocidos primeros acordes del “Born in the USA” y se nos apareció el Springsteen casi sin que nos diéramos cuenta. Era arrollador, atronador, espectacular. Estábamos alucinando. Era uno de nuestros ídolos y le teníamos allí, a pocos metros de nosotros, cantando nuestras canciones, que eran las suyas. El magnífico saxo de Clarence Clemons atronó el silente atardecer de los franceses y en el estadio seguro que hoy todavía resuenan los ecos de aquellos sones terribles y acompasados que los pulmones del negro fabuloso hacían brotar del saxofón. Era como un dios, alto, descomunal, rendido a la música y a nosotros, su público. Le queríamos y sabíamos que nos quería.
Por la noche el autocar nos esperaba en el aparcamiento. También allí —como aquella otra vez más lejana en el tiempo, en San Sebastián— había jipis llenos de vino y de nostalgias. Y se formaba ese ambiente lento y característico, encaramado en su nube, que ya estábamos dejando atrás para meternos unos cientos de kilómetros de carretera.
Nunca un agotamiento tan grande había merecido tanto la pena.

© Francisco J. Lauriño - 2000-2005

viernes, enero 28, 2005


Garota carioca HTML
Posted by Hello

jueves, enero 27, 2005


Los supervivientes ponen a buen recaudo su memoria para salvarla de las represalias. Nunca olvidaremos a las víctimas de los Holocaustos que venimos sufriendo desde la noche de los tiempos. Hace sesenta años que se liberó el Campo de la Muerte-Auschwitz-Birkenau. Loor y gloria a los mártires.
Posted by Hello


siempre Eros Helen Trego Media Lab
Posted by Hello


Eros Helen Trego Media Lab
Posted by Hello


autorretrato con gomeru
Posted by Hello


carta sin remite a dan flavin 2 NEL&PULGU
Posted by Hello


carta sin remite a dan flavin NEL&PULGU
Posted by Hello

¡¡Han aprobado la lapidación de AMINA!!



¡¡¡Han llegado POCAS FIRMAS!!! El tribunal Supremo de Nigeria ha ratificado

La sentencia a muerte por lapidación de AMINA, y solamente ha retrasado
la ejecución de la sentencia en dos meses para despedirse de su bebé.
Transcurrido este término será enterrada hasta el cuello y será apedreada a menos que una avalancha de firmas consiga disuadir a las Autoridades Nigerianas. Amnistía Internacional pide tu apoyo a través de tu firma en su página Web. Mediante una campaña de firmas como ésta se salvó otra mujer en el pasado, Safiya, en la misma situación. Parece que por AMINA han recibido poquísimas firmas.

Contacta en seguida:
>
> http://www.es.amnesty.org/nigeria/
>
> y firma por AMINA!

No pienses que no sirve de nada, a la otra mujer le salvo la vida. Haz circular este mensaje entre las personas que sabes son sensibles a esta amenaza de muerte horrible. Por favor, no dejes de hacerlo..... Gracias

Gracias.


me chupo el dedo NEL&PULGU
Posted by Hello


autorretrato canino NEL&PULGU
Posted by Hello

miércoles, enero 26, 2005

CRISIS

Ni al váter podemos ir ya, qué coses.

Por Francisco J. Lauriño

Decadencia de la minería del carbón en Asturias.

Por Francisco J. Lauriño


Cuando la hiena dejó de reír de las sentencias del león, rey de la selva, el león, confundido, abdicó por fuero propio a su reinado, pues pensó que ya nadie lo volvería a tomar en serio.
Marcial Fernández
Publicado en Ficticia.com
Posted by Hello


Creemos en PopNox que este cuento se lo contó Titi, el monicaco del 1er Gremio de Comediantes a Copito de Nieve en una visita del Instituto a Barcelona.
LA HIENA Y EL REY

Posted by Hello

lunes, enero 24, 2005


O CARALHO DO FÚTEBOL NEL&PULGU
Posted by Hello


ODA PATRIÓTICA NEL&PULGU
Posted by Hello


AGAIN CARTELERA
Posted by Hello


Información científica de asturianos en el mundo. AGAIN (c) Helen Trego Media Lab
Posted by Hello

Aceite de oliva y cáncer


AGAIN ha tenido noticia de los estudios que el biólogo langreano Javier Menéndez Menéndez está desarrollando en Instituto de Investigación para la Salud de Nortwertern de Chicago y recoge dos noticias aparecidas en la prensa diaria y en la digital. El primero es de Euroresidentes@ y el segundo de ABC
lunes, enero 10, 2005


El científico español Javier Menéndez, especialista en Bioquímica y Biología Molecular del Instituto de Investigación para la Salud de Nortwestern de Chicago (EEUU) ha confirmado a nivel genético los beneficios del aceite de oliva en la prevención y tratamiento del cáncer de mama.

Las conclusiones del estudio, en el que también ha participado Ramón Colomer, director de la División de Medicina Oncológica del Instituto Catalán de Oncología, se publican en el último número de la revista ’Annals of Oncology’.

Los científicos españoles han demostrado en distintos experimentos de laboratorio sobre líneas celulares de cáncer de mama que el ácido oleico, principal componente del aceite de oliva, reduce fuertemente los niveles de un oncogen llamado Her-2/neu. Altos niveles de Her-2/neu (también conocido como erb B-2) se encuentran en aproximadamente un 20-30% de las pacientes de cáncer de mama y están asociados con tumores altamente agresivos que tienen un pobre pronóstico.

Acido oleico

Colomer señaló que es la primera vez que se asocia un componente de la dieta, el ácido oleico (principal componente del aceite de oliva) con una reducción de los niveles de un oncogen gracias a estudios de biología molecular. Además, según Colomer, el ácido oleico no sólo suprime la sobreproducción del gen, sino que también duplica la eficacia del antitumoral trastuzumab, el tratamiento de anticuerpos que se dirige al gen Her-2/neu y que ha ayudado a prolongar la vida de muchas pacientes de cáncer de mama.

Por su parte, Javier Menéndez, manifestó que la dieta de ácidos grasos monoinsaturados, sobre la que ya se había sugerido que protegía frente al cáncer de mama, reduce significativamente la presencia del oncogen Her-2/neu, reduciéndolo hasta un 46%. Junto con el efecto sensibilizador del ácido oleico en la eficacia del trastuzumab, los científicos descubrieron un incremento de la presencia de la p27Kip1, una proteína supresora tumoral que está implicada en el desarrollo de la resistencia al tratamiento con trastuzumab.

Prevención y nuevas investigaciones

Javier Menéndez explicó que se han descubierto altos niveles del Her-2/neu en lesiones incipientes de tejido mamario en las que se han observado importantes riesgos de desarrollo de cáncer. Por ello, la habilidad del ácido oleico de suprimir la expresión de Her-2/neu podría reducir igualmente el riesgo de aparición y la progresión maligna en el cáncer de mama.

Para Menéndez, sus descubrimientos no sólo ayudan a comprender el mecanismo molecular por el que la dieta de ácidos grasos regula el comportamiento maligno de las células del cáncer de mama, sino que también sugiere que las intervenciones dietéticas basadas en ácido oleico podrían retrasar o prevenir de la resistencia al trastuzumab en las pacientes de cáncer de mama con el oncogen Her-2/neu.

Los expertos están ahora buscando identificar el mecanismo molecular por el que los suplementos de ácido oleico inhiben la expresión de Her-2/neu, cuya acción bloqueadora parece funcionar de forma distinta que en el trastuzumab. Según los investigadores, mientras es importante ser caautelosos sobre las implicciones del estudio, ya que no siempre los resultados de laboratorio se trasladan a la práctica, sus descubrimientos presentan el concepto de que un alto nivel de ácido oleico en el tejido mamario proporcionaría una eficaz manera de influir en los resultados de cáncer de mama en pacientes que portan altos niveles del gen dañino.

Consejos, dietas...

A juicio de los científicos, los resultados de su estudio también podrían ayudar en el diseño futuro de estudios epidemiológicos y traducirse, a la larga, en consejos dietéticos para retrasar o prevenir el desarrollo de resistencia farmacológica en pacientes que toman trastuzumab.

Aunque la investigación con ácido oleico y su relación con el cáncer comenzó en España en el año 1996, los resultados más brillantes, según Ramón Colomer se han conseguido en las instalaciones estadounidenses en las que en la actualidad desarrolla su labor científica Javier Menéndez.

Según Ramón Colomer, el Gobierno español debería potenciar la vuelta al país de líneas de investigación como ésta, que podrían ser también beneficiosas para la industria aceitera española, la primera en producción de aceite de oliva a nivel mundial. La investigación sobre el ácido oleico y sus efectos en el tratamiento del cáncer de mama comenzó en 1996 como parte de un programa especial del Ministerio de Ciencia y Tecnología que impulsó la investigación sobre los efectos beneficiosos del aceite de oliva sobre la salud. Los resultados actuales son fruto de la continuidad del trabajo de Javier Menéndez y su equipo al trasladar el científico español su carrera profesional a los Estados Unidos.

posted by Euroresidentes @ 4:07 PM

EDICIÓN IMPRESA - SANIDAD
Javier Menéndez: «Podemos inhibir el oncogén más importante en cáncer de mama»
Acaba de demostrar en laboratorio que el aceite de oliva puede inhibir la expresión del oncogén más mortal en el cáncer de mama, presente en una tercera parte de los tumores. Ahora, tras publicar la investigación en «Annals of Oncology», intentará trasladarlo a animales y humanos -¿Cuál fue el origen del trabajo? -El objetivo inicial fue el efecto del ácido oleico sobre distintos oncogenes. Elegimos el Her2/neu (erbB-2), el más caracterizado y más importante en el cáncer de mama, con presencia entre el 25 y el 30% de los tumores y el de peor pronóstico. -¿Se buscó reducir este oncogén con otras grasas, además del oleico? -Sí, con ácidos grasos poliinsaturados. Hemos encontrado que algunos son capaces de inhibir la expresión de este oncogén. El más importante es el ganma linoleico, procedente de distintos aceites de plantas, y su capacidad de reducción es muy similar. -¿A qué le da más importancia, a la reducción de un 46% de la sobreproducción de Her-2/neu o a que duplique la eficacia del antitumoral trastuzumab? -Es mucho más importante la reducción del oncogén. Teníamos muy pocas evidencias de lo que pasaba a nivel molecular con los componentes del aceite de oliva y este es el primer estudio que demuestra que podemos inhibir el oncogén más importante en cáncer de mama. -¿Se hubieran conseguido estas reducciones del oncogén sin la acción combinada del antitumoral? -Sí, igualmente. En el estudio hemos publicado parte de los resultados que teníamos en el laboratorio utilizando concentraciones relativamente bajas, que se podían obtener con una dieta rica en aceite de oliva. Empleando concentraciones más altas, en condiciones de laboratorio, hemos llegado a inhibir totalmente, el cien por cien, la expresión del oncogén. -¿Es un éxito? -Es muy esperanzador. Por fin tenemos una evidencia molecular que nos hacía falta, sobre todo a la investigación que se ha realizado en el sur de Europa, especialmente en España, dedicada al aceite de oliva y a los procesos cancerosos como el de mama. -¿Qué pasos va a seguir? -Sin duda, lo que nos hace falta, es conseguir financiación para hacer nuevos estudios en animales. Tenemos que trasladar estos resultados a modelos animales, después daremos el salto a la clínica, sin duda alguna. -Su investigación es una de las primeras en demostrar efectos positivos del ácido oleico sobre tumores. -Abre un gran número de puertas, que hasta ahora estaban completamente cerradas. Todos los datos que disponíamos respecto a los efectos saludables del aceite de oliva eran epidemiológicos. Nos faltaba demostrar a nivel molecular que estábamos inhibiendo el proceso tumoral, y parece que lo hemos conseguido. -Le veo muy convencido de poder trasladar los resultados de laboratorio al terreno clínico. -Es muy difícil trasladar los resultados de un laboratorio a «in vivo». Pero los datos epidemiológicos que disponemos señalan que el riesgo de padecer un cáncer de mama en España es entre cuatro y cinco veces inferior al de Estados Unidos, y uno de los factores más importantes es la dieta, y dentro de ésta el contenido en grasas. Nuestra dieta mediterránea es rica en aceite de oliva. En estudios animales realizados en España -anteriormente nuestro grupo había colaborado con Eduard Escrich en Barcelona- publicamos que dietas ricas en aceite de oliva inhibían procesos tumorales en ratas. Ahora demostramos un paso más. -Existen muchos indicios de las ventajas de la dieta mediterránea ante el cáncer, pero pocos que lo demuestren. -Si leemos toda la literatura mundial sobre dieta mediterránea y cáncer, la mitad indica efectos favorables y la otra mitad desfavorables. Estamos todavía empezando y nos falta mucha evidencia molecular de lo que está pasando. -Un grupo de científicos reclama que cualquier estudio que trate sobre la dieta mediterránea incluya como única grasa el ácido oleico. -No soy médico, sino biólogo molecular. Las dietas mixtas siempre han sido las más ideales y saludables. No creo que basar la dieta exclusivamente en un omega 9 (ácido oleico) sea lo adecuado porque, por ejemplo, los aceites de pescado (omega 3) han demostrado aspectos beneficiosos. Un equilibrio entre ácido oleico y aceites de pescado sería lo más adecuado. -¿Cuándo comenzó el estudio? -Es la culminación de una aproximación experimental iniciada hace más de siete años atrás por Ramón Colomer en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid. Una muy activa, sana y constante colaboración entre Colomer, ahora desde el Instituto Catalán de Oncología en Gerona, y yo mismo, desde la Northwestern University en Chicago, nos ha permitido avanzar un paso más en el entendimiento de las íntimas relaciones entre factores dietéticos y el cáncer de mama. Las ideas pioneras de Ramón Colomer en el abordaje dietético del tratamiento del cáncer de mama reciben, con el estudio que ahora hemos publicado, un espaldarazo definitivo.ZANZA FOTO: ABC


domingo, enero 23, 2005

Serie fotográfica Ribadedeva 2005

AMANECER EN PIMIANGO

Por Francisco J. Lauriño


jóvenes en la escalera Helen Trego Media Lab
Posted by Hello


AGENCIA ASTURIANA INFORMAL DE NOTICIAS. SOLICITA CORRESPONSALES LIBRES EN CUALQUIER PUNTO DEL PLANETA. NO HAY SUELDO. NO HAY HORARIO. PERO SOBRA FRATERNIDAD Y ESPERANZA. (C) HELEN TREGO MEDIA LAB
Posted by Hello


Rompe el monopolio informativo. Difunde AGAIN. (c) Helen Trego Media Lab
Posted by Hello

sábado, enero 22, 2005

SAXATTACK EN EL TIEMPO






En la tarde del veintitrés de diciembre de 2004 el teatro de S.M.R.A se puso al rojo vivo de los metales, actuó el grupo SAXATTACK y en la sonoridad de este moderno escenario disfrutamos de un ataque en toda regla.
Como la mayoría del público que presenció el concierto desconocíamos por completo la historia y pormenores de tan atípica reunión de músicos. Lo cierto es que sabíamos muy pocas cosas una de ellas el nombre :SAXATTACK, otra que eran unos ocho o nueve saxofonistas, una batería, guitarra y bajo, que los ubicabamos en Gijón o El Entrego Costa como nos gusta llamarla a nosotros.
Me tocó recibirlos en las inmediaciones del teatro. Llegaron con una puntualidad británica que me sorprendió en el marasmo de un tiempo colombianizado en el mismísimo corazón de las cuencas mineras.
Nuestro contacto, Juan, tan cordial como en los contactos telefónicos esperaba con el resto de jóvenes y sus instrumentos frente al “Café Llenda”. El técnico municipal que tenía que venir no aparecía por ningún sitio y a mi se me quedó una cara de apalominado pillado en un buen renuncio. La tarde era fría y me lancé frenético a buscar a alguien que tuviera las llaves. Encontré a Chus Pedro en “La Miguela” que me dio el número uno de la revista “Reciella Malory” y la tarde comenzó a tomar color. La camarera del “Llenda” me indicó donde vivía la señora de la limpieza , que fuera de su jornada laboral muy amable nos abrió y encendió las luces. Cuando estábamos viendo las instalaciones llegó el personal municipal que se iba a encargar del funcionamiento correcto de la sala. Ángel Doménech estaba de baja y en su lugar mandaron a otro Ángel con dos ayudantes y a Eloina.
Juan Antonio Martínez, nuestro hombre en Gijón, que es profesor y uno de los saxofonistas comenzó a organizar el grupo y colocando a los miembros en su lugar para que todo sonase bien.

Tuve el placer de escuchar parte del ensayo pues había que atender varios frentes a un tiempo. El personal municipal cumplió su cometido con una profesionalidad envidiable. La banda se compactaba , corregía y calentaba motores. El público iba congregándose en las inmediaciones del teatro. Con Kilo, el presidente de Cauce del Nalón, que organizaba el evento, tomé un café y ajustamos flecos, preparé la escueta presentación y regresamos al teatro. En esos momentos estábamos como los niños de San Ildefonso antes de comenzar el sorteo de la Lotería de Navidad. Pero sabiendo de antemano que nos iba a tocar y a atacar. El ataque era inminente, entró la banda, se apagaron la luces del patio de butacas y comenzó a sonar una canción de Alicia Keis llamada Poly, el swing y el feeling se apoderaron de la sala y nos condujeron con un estándar Mystic, una pieza de Areta Franklin “Respect”y la banda sonora de la película Misión Imposible a un lugar distinto y seguimos su camino lleno de ecos de Gerswin y Sinatra hasta darnos de bruces con la felicidad de Jackson Brown. Todos los arreglos, lo supe después, fueron de Juan Antonio. La voz la puso un Stephan Jachen, con un color y un calor vocal propio de cantantes más hechos y que sorprendió por igual con el saxo alto en su duelo con Pablo Díaz, saxo alto y soprano. Todo un extra que venía de serie. Asistimos a una exhibición de mixturas que sintonizó al personal en una sensación vibrante y mística. Las reacciones que recibí del público fueron en todo momento calurosas ante el inesperado y gozoso espectáculo cuando no de hallazgo feliz. Lo lamentable en estos casos es la nula atención que suscitan estas cosas en los medios de comunicación convencionales.
Desde la Asociación Cauce del Nalón , que mantiene un convenio de colaboración con el diario “La Nueva España” (publicó un breve), se intentó que tanto los medios escritos como las radios y televisiones existentes difundieran la noticia y recogiesen aunque fuese fragmentario su desarrollo. Por enésima vez fue imposible.
De todos modos donde no llegan los grandes se cuelan los pequeños, no sé si lo dijo Tsun Tsú , Allí estaba AGAIN. La Agencia Asturiana Informal de Noticias, que aprovecha para informar que SAXATTACK estará tocando en marzo, en fechas aún por determinar en el Centro Cultural del Coto y en el Centro Integrado Pumarín Sur, ambos en El Entrego Costa (perdón, Gijón) y en Junio en el Nuevo Teatro Maripeña del distrito langreano de La Felguera. También que preparan su primera grabación en CD en el teatro de S.M.R.A. en El Entrego, en vivo y en directo, para finales de la primavera.
El calendario de actuaciones así como el resto de la información sobre SAXATTACK nos la proporcionó Juan Antonio Martínez, saxo alto, director de escena y profesor en la Escuela de Música de Viesques. Nos encontramos en la sidrería “La Tropical” por coincidencia con la cena anual de la revista Ábaco. Amagamos una suerte de entrevista que nos dio para esta pequeña nota
El grupo se forma casi como un taller en el que dar rienda suelta al placer de tocar y seguir perfeccionando los conocimientos de un modo práctico, cuanto más se toca se disfruta más y mejor suena todo. Componen SAXATTACK Fernando Argüelles a la percusión, profesor también como Eva Toca a la batería, Joaquín Entrialgo al bajo eléctrico y Luis Navarro a la guitarra. En los saxos soprano y alto estuvieron Pablo Díaz, Stephan Jachen, saxo alto y voz, el propio Juan Antonio Martínez, saxo alto como Estefanía Feito, Carlos Fernández, Fernando Pérez y Diego Aracil, todos ellos alumnos de entre diecisiete y veintiún años excepto Juan Antonio.
Resumiendo y concluyendo: asistimos a la materialización de un instante de felicidad real e intermitente, por supuesto.

Para AGAIN desde El Entrego: Casimiro Palacios




Brasil: tercera vía cada vez más contestada



Emir Sader
La Jornada

Promediando su mandato, Luiz Inacio Lula da Silva ya no puede contar con el apoyo incondicional de los movimientos sociales. Algunos de ellos, los más radicales, se oponen abiertamente a su gobierno. Otros, como el Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra (MST), adoptan una posición crítica, pero de diálogo, en los términos del dirigente más conocido del MST, Joao Pedro Stedile. Otros más, como la Central Unica de los Trabajadores (CUT), recusan la política económica del gobierno al tiempo que apoyan a Lula, aunque cada vez más tímidamente.

Sin embargo, las medidas adoptadas con posterioridad demostraron que ninguna de las propuestas del Foro Social Mundial (FSM) -calificado no obstante por Lula, el 24 de enero de 2002, frente a sus entusiastas participantes, como "la más extraordinaria realización de la sociedad civil mundial" y "el mayor acontecimiento político de toda la historia de la humanidad"- fue tomada en cuenta por su gobierno: ni la reglamentación del capital financiero ni la suspensión del pago de la deuda ni la protección del medio ambiente ni la lucha contra los organismos genéticamente modificados ni ninguna otra propuesta surgida de Porto Alegre. Cuando los organismos multilaterales -desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta el Banco Mundial- alabaron la política económica del gobierno, se hizo evidente que las decisiones de Lula estaban más cerca de la estación de esquí suiza que de la capital gaúcha.

De todos modos, el divorcio entre el go-bierno emanado del Partido de los Trabajadores (PT) y los movimientos sociales es el resultado de un proceso y no de un cambio brusco de orientación, aunque la llegada al poder aceleró las tendencias que se perfilaban estos últimos años.

La elección presidencial de 1994 marcó un paso decisivo cuando el ampliamente favorito Lula fue derrotado por Fernando Henrique Cardoso y su plan de estabilización monetaria. Desde ese momento, el PT modificó sus posiciones en búsqueda de medios para acceder al poder. El tema de la deuda externa evidenció esta transformación: mientras que el partido reivindicaba la suspensión de su pago como paso previo a una renegociación, finalmente afirmó, en la campaña electoral de 2002, que respetaría los compromisos asumidos (y paga efectivamente hasta el último peso desde el comienzo de su mandato).

La relación con la CUT fue siempre muy estrecha. En contrapartida, con el tiempo los máximos responsables del PT se mostraron cada vez más incómodos frente a las ocupaciones de tierra y las presiones del MST para obtener financiamientos para sus assentamentos (asentamientos). La dirección de partido se condujo como si se tratara de un primo mal educado, cuyo parentesco no podía negar, pero a quien manifestaba su desacuerdo con su comportamiento. Quedaba claro que en adelante se dirigía al sistema, a la elite, como si su institucionalización fuera hecho concluido y justificara la condena de las acciones y declaraciones del MST. Sin embargo, al mismo tiempo, firmaba un documento de compromiso titulado Carta a los brasileños en que precisaba que no rompería ninguno de los compromisos financieros contraídos por el país, y esto con el fin de frenar la fuga de capitales en curso, consecuencia de la posibilidad de su victoria, a tal punto que el "riesgo Brasil" se convertía en el "riesgo Lula".

¿Cómo gobernar con las manos tan firmemente atadas? Los primeros signos claros de alejamiento de la base popular fueron las opciones realizadas en la composición del equipo económico, que no incluyó prácticamente a ningún economista del PT ni de ningún otro sector de izquierda, sino a economistas que provenían de grupos liberales que trabajaron en gobiernos precedentes. Antonio Palocci, ex intendente de una ciudad muy rica del interior del Estado de Sao Paulo (Ribeirao Preto) y coordinador de la campaña electoral, fue designado en el Ministerio de Economía. La presidencia del Banco Central recayó en Henrique Meirelles, ex presidente del Banco de Boston, afiliado al partido de Cardoso.

Simultáneamente, se anunció que se iba a mantener la política económica del gobierno precedente. No obstante, el poder seguía enviando señales contradictorias. Por un lado, sostenía que esa continuidad se debía a una "herencia maldita" del precedente go-bierno. Experto de la profesión, Palocci afirmaba que "no se cambia de médico en la mitad de la enfermedad". Por su parte, Lula declaraba que no podía revelar el verdadero estado del país so pena de suscitar aún más incertidumbres. Todos coincidían en que se trataba sólo de un plan de transición para conquistar la "confianza del mercado" y, a continuación, poder empezar a reducir las tasas de interés, aumentadas desde la primera reunión de la comisión del Banco Central. Así se reanudaría el desarrollo del país.

Poco a poco, el tono fue cambiando. Al restablecer una balanza comercial positiva, que arrojó un superávit superior al que pedía el FMI, Palocci presentó esa decisión como permanente, agregando que, si podía hacerlo, mantendría ese excedente durante 10 años. Al mismo tiempo, se reunía con Cardoso y admitía que actuaba en continuidad con la política del gobierno precedente.

El elemento que marcó más nítidamente el cambio fue la propuesta de reforma de las jubilaciones. Según un modelo en perfecta correspondencia con la segunda generación de reformas preconizadas por el Banco Mundial, ésta hizo que los jubilados vuelvan a pagar impuestos; la propuesta limitó también los niveles de jubilación de los trabajadores del sector público y abrió importante espacio para el desarrollo de sistemas de fondos de pensión, manjar del sistema financiero. En oposición a este proyecto, los sindicatos de trabajadores del sector público se agruparon para organizar, con apoyo del MST, la CUT, parlamentarios del PT y otros partidos de izquierda, las mayores manifestaciones desde el comienzo del gobierno de Lula. La expulsión de parlamentarios por la dirección del PT -los diputados Joao Batista, Joao Fontes y Luciana Genro, y la senadora Heloísa Helena- fue vista como la voluntad del partido de castigar a quienes no obedecían las nuevas orientaciones, incluso si éstas no habían sido adoptadas en el congreso o durante la junta nacional del PT.

Lula definió la reforma jubilatoria como "la acción más importante del primer año de su gobierno". El programa Hambre cero y los que lo sucedieron no comportaron políticas fundadas en los derechos universales, sino que apuntaron a zonas y ciudades de "extrema pobreza" recurriendo a fichas de identificación de las familias más desposeídas.

Se reúnen así dos elementos característicos de la tercera vía: el mantenimiento de la estabilidad monetaria como principal objetivo y el desarrollo de políticas sociales compensatorias, mientras que, al mismo tiempo, ciertas conquistas del Estado de bienestar social son atacadas. El objetivo es crear un clima propicio a las inversiones extranjeras.

La dicotomía, e incluso el enfrentamiento entre el Ministerio de Desarrollo Agrario y el de Agricultura refleja las contradicciones del gobierno. El ministro de Agricultura, alineado con la multinacional Monsanto, preconiza abiertamente la adopción de cultivos transgénicos, sobre todo en las plantaciones de soya del sur del país, mientras que el MST lucha fervorosamente en contra de éstos, fiel a las tesis del movimiento agrario Vía Campesina y de los foros sociales mundiales. Del mismo modo, el ministro de Industria -él mismo gran empresario exportador de pollos- representa el modelo del agrobusiness destinado al mercado exterior mientras que el MST lucha por un eje de desarrollo agrario llevado adelante por pequeñas y medianas propiedades que produzcan para el mercado interno.

Cuando el gobierno reajustó el salario mínimo, la oposición entre su política económico-financiera y los intereses de los trabajadores se hizo aún más evidente. Fue el Banco Central el que definió el nivel insignificante de ese aumento, pese a la oposición de la CUT y de todos los sindicatos del país. Más que en otros episodios, Lula sintió la rigidez del equipo económico, pero pese al carácter simbólico de esa decisión, no impidió que se impusiera.

Este muy débil aumento permitió comprender la naturaleza de la expansión económica prevista para 2004. Esta estaría basada únicamente en la exportación y el consumo de las elites, puesto que no había recuperación de la capacidad de consumo del mercado interno y principalmente de los trabajadores. Tras dos años de estancamiento, el nivel de crecimiento previsto -alrededor de 3.5 o 4 por ciento- constituye una débil mejora, sin por ello significar una recuperación del empleo, y menos aún del poder adquisitivo de los asalariados.

En ese contexto, las elecciones municipales de octubre-noviembre de 2004 constituyeron el primer retroceso electoral del partido desde su participación en la vida democrática (1). Aunque el número de votos haya aumentado en el país, el PT vio desplazarse su presencia geográfica desde los centros políticos fundamentales -como Sao Pablo y Porto Alegre, ciudad-símbolo donde había gobernado durante 16 años- hacia regiones del interior del país, de menor peso político y nivel de politización menos elevado, como la región central del Brasil (2).

Consecuencia directa de la decepción causada por las orientaciones del gobierno, la casi total ausencia de los militantes en las calles constituyó el principal punto débil de las campañas electorales del PT. Es como si hubiera perdido su alma e intentado remplazarla por la "profesionalización", es decir, la introducción de especialistas en marketing para dirigir las campañas -más centradas en la televisión que en las calles- y de cabos eleitorais (personas remuneradas para hacer propaganda electoral) en sustitución de los militantes.

Después de esos malos resultados electorales, el gobierno de Lula buscó recomponer su base de alianzas políticas con los partidos de centro, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) (3), de derecha, el Partido Popular (PP), con miras a la elección presidencial de 2006. Esta vez, los movimientos sociales reiniciaron las movilizaciones confirmando su toma de distancia: ocupaciones por trabajadores sin tierra que habían hecho una tregua durante la campaña electoral; oposición de estudiantes y profesores a la reforma universitaria considerada "privatizante"; re-chazo de la reforma del derecho laboral que anuncia debilitamiento de los sindicatos y un avance de la precariedad del trabajo.

La experiencia de gobierno del PT y de Lula, que parecía dirigirse hacia una confluencia entre gobierno popular, partidos de izquierda y movimientos sociales, desemboca, al cabo de dos años, en una cita fallida.

1) Directamente emanado de los movimientos sociales, y en particular de la gran huelga de los metalúrgicos, en Sao Paulo, en 1980, durante la dictadura militar (1964-1985), el PT conoce su primera gran victoria cuando, el 15 de noviembre de 1988, Luiza Erundina de Souza gana la elección a la municipalidad de Sao Paulo. En diciembre de 1989, si bien es derrotado por Fernando Collor de Mello, Lula obtiene 48 por ciento de los votos en la se-gunda vuelta de la elección presidencial, lo que constituye en ese momento un acontecimiento histórico.

2) En San Pablo (7 millones 700 mil electores), el candidato del Partido Social Demócrata Brasileño, José Serra, derrotó a la intendente petista Marta Suplicy con 55.47 por ciento de los votos. José Fogaza, del Partido Popular Socialista se instala en la municipalidad de Porto Alegre con 53.32 por ciento. Más allá de esas dos derrotas simbólicas, el PT controla 411 municipalidades (contra 187 en 2000) y ha conquistado importantes intendencias: Belo Horizonte (Minas Gerais) y Recife (Pernambuco), así como en periferias de Sao Paulo y Río de Janeiro.

3) El PMDB, que gobierna media docena de estados -entre ellos, Río de Janeiro y Paraná-, cuenta con mayoría en el Senado y es segunda fuerza en diputados.

* Sociólogo brasileño, catedrático de la Universidad de Río de Janeiro

Alerta: escuela hebrea



Gustavo D. Perednik
El negro presagio de una escuela hebrea avasallada en Venezuela,
ha pasado casi inadvertido para el público europeo
En 1799, se encontró el cadáver de una mujer en una taberna próxima a Vitebsk en Belarús. Cuatro judíos fueron arrestados y acusados de crimen ritual. Por falta de pruebas fueron eventualmente liberados, pero para el poeta Gabriel Derzhavin el mero arresto fue suficiente para avivar sus sospechas judeofóbicas. Después de todo, si miles de judíos habían sido torturados y asesinados como castigo por el «libelo de sangre», sobraban motivos para sospechar.
Su Opinión elevada al zar acerca de la organización del status de los judíos en Rusia, concluye que
«en estas comunidades se hallan personas que perpetran el crimen, o por lo menos protegen a perpetradores, de derramar sangre cristiana, de lo que los judíos fueron sospechosos en varias épocas y en diferentes países. Opino que tales crímenes, incluso si a veces fueron cometidos en la antigüedad, eran llevados a cabo sólo por fanáticos ignorantes. Pero creo apropiado no pasarlos por alto.»
El fiscal venezolano Maikel Moreno puede remedarlo en una Opinión elevada al Presidente Chávez para prevenirlo de que
«los judíos complotan para derrocar a todos los gobiernos y dominar el mundo. Si bien en la práctica sólo los más fanáticos de entre ellos lo llevan a la práctica, no cabe dejar pasar por alto la acusación: Más vale prevenir por medio de allanarles la escuela, a ver si encontramos allí algún arsenal.»
Y se hizo la oscuridad. ¿No hubo armamentos en la escuela hebrea? ¿Sólo pizarrones y libros, y mil quinientos alumnitos estupefactos? Ah, perdón. Pasemos entonces a otra cosa. Hemos cumplido con nuestro deber. Después de todo, no podíamos dejar pasar la sospecha por alto, en el país en el que el Derzhavin de turno, Luis Tascón, distribuyó entre los entes estatales una lista negra de nada menos que cuatro millones de venezolanos que osaron firmar una petición que no plugo al régimen. Un país que se cuida de las confabulaciones.
Entre 1805 y 1816 volvieron a proliferar los libelos de sangre en Rusia y, para detener su diseminación, el ministro Golistyn ordenó que «de aquí en adelante los judíos no sean incriminados de asesinar niños cristianos cuando no hay evidencia».
Tal vez durante 2005 el gobierno venezolano haga circular una orden similar y reclame que ya no se acuse más a los judíos de ser oscuros confabuladores, mientras no haya al respecto evidencias más concretas.
Supongo que la circular no bastará, porque cuando el 20 de marzo de 1911 se encontró el cuerpo mutilado de un chico de doce años en las afueras de Kiev, la prensa zarista lanzó de inmediato otra campaña judeofóbica, acusando nuevamente a los judíos del uso de sangre con propósitos rituales. Las mismas imputaciones, detalle más, detalle menos, que el periódico chavista Vea, descarga contra el Estado de Israel. Los carteles del Partido Comunista de Venezuela lo explicitaron en diciembre de 2004 con una franqueza digna de Izquierda Unida: «No al terrorismo de los comandos israelíes.»
Impecable lógica. Los judíos habían tenido el tupé de que les allanaran la escuela, así que de algún modo había que recriminarles su terrorismo. Lo mismo argüían los volantes que la Unión del Pueblo Ruso repartía en el funeral del niño «mártir», o los informativos con los que la TV española cubre el terrorismo en el Medio Oriente.
El asesino del niño fue finalmente encontrado, pero el ministro de justicia ruso Scheglovitov, reparó en que la judeofobia era un negocio redondo para desviar la opinión pública de la insatisfacción bajo el zar, y procedió impertérrito a la acusación por crimen ritual.
Ojalá se capture también al asesino del fiscal venezolano Danilo Anderson, crimen que fue la excusa para invadir la escuela hebrea. Pero hasta tanto se da con el homicida, se ha decidido utilizar la pesquisa policial para despistar a los venezolanos insatisfechos (parecen ser por lo menos cuatro millones) insinuándoles quién es el ubicuo desestabilizador que tiene la culpa de todo.
En Rusia se descartó el informe policial, y se imputó el crimen al judío Mendel Beilis, un simple supervisor de un horno de ladrillos, que fue arrestado el 22 de julio de 1911. Permaneció dos años en prisión. El informe al zar Nicolás II sostenía que para el aparato judicial ruso, Beilis era el infanticida.
El aparato judicial venezolano azuza las sospechas acerca del judío oculto y complotador, que mata sin escrúpulos para despojar a los pueblos del globo de su felicidad. El ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra, notificó que en reunión de gabinete en Miraflores se debatió el allanamiento, pero no a los efectos de pedir disculpas a la comunidad judía, sino para acusar al «terrorismo mediático» que critica al gobierno. Para Izarra, no hubo acoso a comunidad alguna, sino las «necesarias investigaciones» que permitan culpar implícitamente al hebreo, para luego absolverlo, y en el camino hacer fluir el veneno judeofóbico, una verdadera panacea para explicar por qué a Venezuela le está yendo tan mal.
Después de todo, en 1998 el zar prometió que si no rescataba al país en un año, renunciaría, y durante este lustro la economía venezolana se hundió junto con sus vanas promesas. No le alcanzarán ni cien años, claro, porque sus recetas económicas fracasaron en todo el mundo y, sobre todo, porque el nefasto imaginario de su populismo maniqueo sólo logra espantar capitales y cerebros. Pero el verdadero problema, Hugo Chávez lo ve en la oposición, a la que socarronamente denominó «judío errante».
Como todo régimen demagógico, aspira a controlar los medios, corrompe y chantajea, para luego bajar una cortina de humo con la persecución judeofóbica que viene a poner las cosas en su lugar. Habrá, como hubo en la Rusia de Mendel Beilis, algunas protestas de artistas, académicos, científicos, eclesiásticos, y políticos. Probablemente no de los europeos clásicos, a quienes ni los inmutó el escandaloso allanamiento del colegio judío Moral y Luces, ocurrido el 29 de noviembre en presencia de mil quinientos niños judíos, porque la izquierda europea todavía estaba rindiéndole homenaje al más importante asesino de niños judíos contemporáneo, muerto veinte días antes en París donde recibió las exequias oficiales de un benefactor de la humanidad.
A la memoria de ese terrorista, Hugo Chávez dedicó el premio «a los derechos humanos», que recibió en esos días de manos de su colega libio Muamar Khadafi en Trípoli. Y ya que se trataba de celebrar derechos humanos, a la terna especialista Khadafi-Chávez-Arafat le faltaba el genocida iraní Jatami, a quien el feliz galardonado visitó inmediatamente en Teherán.
El fiscal ruso Vipper derramó en su alegato la ponzoña judeofóbica. Los judíos son un peligro. Afuera el terrorismo sionista de Rusia y de Venezuela.
Las autoridades venezolanas adujeron que, curiosamente, no pudieron encontrar en la escuela elementos criminales, como armas de fuego, artefactos explosivos, y equipos de comunicaciones que podrían esclarecer el asesinato del fiscal. Parece que ni siquiera la única judía de entre las centenares de escuelas venezolanas, ni ésa, se dedica a almacenar escopetas. Y los oficiales debieron retirarse ineficazmente sin encontrar nada, pero eficazmente sembraron tras de sí la acusación implícita. Y que después, el judío se defienda, que para eso está.
El jurado declaró por unanimidad que Mendel Beilis era inocente. Y la comunidad judía de Venezuela saldrá airosa y blanqueada de la infamia. Pero Beilis debió emigrar a Israel por las amenazas que recibía de las Centurias Negras. En cuanto a la comunidad judía de Venezuela, el pasado 5 de diciembre Gerver Torres la exhortaba en El Universal de Caracas a que permanezca en el deteriorado país, y no proceda como los judíos bajo el zarismo, o como los venezolanos y los cubanos, judíos o no, que cuando pueden emigrar, lo hacen.
El sacerdote Justin Pranaitis daba en Moscú de 1912 su testimonio «científico» sobre cómo practican los judíos el crimen ritual. El rabino de Moscú, Jacob Mazeh, desenmascaró a Pranaitis y demostró que nada sabía de Talmud y mucho de odio, y el rabino principal de la Unión Israelita de Caracas Pynchas Brener, protestaba en el diario caraqueño El Nacional, por la «primera agresión directa contra la comunidad», después de más de siete décadas de vida israelita en el país, intensa, organizada y creadora.
Profesores cristianos bienintencionados como Troitsky y Kokovtzoff, salieron en resguardo del judaísmo agredido en Rusia, tal como había hecho el fundador de la república checa, Tomás Masaryk, quien en 1900 se jugó en auxilio de los judíos cuando un tal Hilsner fue acusado de beber sangre. En realidad, decía Masaryk, «no defiendo a los judíos, sino a los cristianos, de la superstición».
Pero de nada le sirvió. Su cátedra universitaria fue suspendida debido a manifestaciones de estudiantes, seguidas por tumultos judeofóbicos en varios países, orquestados por el «especialista» vienés Ernst Schneider.
La atmósfera de odio contra los judíos crecía, porque durante dos años se debatía si es cierto o no, que los judíos beben sangre humana. ¿Ah, no? Bueno, que queden entonces libres Hilsner, Beilis, y los niños de la escuela hebrea, pidamos disculpas por las leves molestias, y retiremos del lugar a los agentes policiales. Gracias por vuestra comprensión, judíos, y hasta la próxima. Sólo se les pide que no protesten para no exacerbar los ánimos, y para proteger la escuela.
Cherchez le Rasputín
A partir de 1994, Chávez tuvo de asesor a su propio Pranaitis, un tal Norberto Rafael Ceresole que murió el 5 de mayo pasado a los sesenta años. Había sido guerrillero en la Argentina, y sus camaradas lo denominaban «un auténtico revolucionario contra el Orden Mundial yanquisionista». Todo dicho. El avasallamiento de la escuela fue la victoria póstuma de Ceresole.
Su libro de 1999 Caudillo, Ejército, Pueblo; el modelo venezolano o la posdemocracia proponía para «reflexión de cuadros políticos y militares próximos al presidente Chávez» que se creara una Oficina de Inteligencia para analizar (bajo su equilibrada dirección) los asuntos estratégicos de carácter nacional e internacional. El pueblo venezolano, explicaba Ceresole, había delegado su poder en un caudillo nacional-militar, que en esta «posdemocracia» que recomendaba debería concentrar todo el poder para una «estrategia antisistema».
Llamar fascista a Ceresole, es subestimarlo. Fue esencialmente un vocero del odio más violento que ametralla en cualquier dirección, y combinaba sin solución de continuidad, en sincretismo acorde a la época, comunismo con nazismo, islamismo y terrorismo. Una buena copia de su maestro Roger Garaudy, prologuista de su libro de 1997 El nacional judaísmo: un mesianismo pos-sionista.
Pero la brutal negación del Holocausto de Garaudy no le bastó a Ceresole, quien negaba también que hubiera habido atentado alguno contra la AMIA de Buenos Aires en 1994. Seguramente ahora habría escrito que el allanamiento de la escuela en Caracas fue una fantasía o una mera provocación judía más.
El prontuario con el que Ceresole ofreció sus servicios a Chávez era inmaculado: formación en la Escuela Superior de Guerra soviética, militancia en el ERP argentino, y asesoramiento del grupo de oficiales golpistas del coronel Aldo Rico.
Algunos de sus libros eran traducidos al árabe y al persa, y publicados en España por Al-Andalus. De los elocuentes títulos editados en España hay Terrorismo fundamentalista judío (1996), España y los judíos (1997), y La Conquista del Imperio Americano (1998). Más hispanoamericanos fueron Caracas, Buenos Aires, Jerusalem (2001) y La cuestión judía en la América del Sur (2003). Por favor, no hace falta leer más que los títulos.
Ahora, su brazo político en Caracas, finalmente arremetió, porque se encuentra en la necesidad de explicar por qué en la república popular veinte mil trabajadores petroleros venezolanos han sido echados a la calle por motivos políticos, sin recibir prestaciones sociales. Porque necesita esconder que si Venezuela viene sobreviviendo a Chávez, es sólo porque las riquezas petroleras permiten financiar allí, como en Arabia Saudita, la corrupción, la ineficiencia, el despilfarro, la destrucción de la economía. Y para explicarlo todo, alcanza con echar mano a la escuela hebrea.
No hace falta exagerar lo ocurrido, como hicieron quienes compararon el caso venezolano con el de la escuela rusa en Beslan, en donde a principios del último septiembre unos quinientos personas (casi doscientos niños) fueron asesinados por terroristas islámicos.
Aquí no hubo ni asesinatos ni islamistas. Hubo la expresión estratégica, monda y lironda, de un mediocre demagogo empeñado en perpetuarse en el poder a costa de los mejores valores de la sociedad venezolana.
Un gran escritor guatemalteco, Roberto Quezada, me ha inspirado la presente combinación de una realidad latinoamericana con la Rusia de los zares. Quezada, nacido en 1928 y residente en Los Ángeles, el año pasado presentó la segunda edición de su novela Ardillas Enjauladas, por la que en 1983 había obtenido el Premio Nacional de Novela de su país.
El argumento de la obra es paralelo al de la más famosa del judeoneoyorquino Bernard Malamud, El hombre de Kiev (1966), que le valió el premio Pulitzer, y que está basada precisamente en el mentado juicio contra Mendel Beilis.
La trama de Quezada transcurre en un país latinoamericano, bajo un fatuo presidente parecido a Anastasio Somoza, o a algún otro que se le ocurra al lector. El hombre inocente que ha sido condenado, es símbolo de todo un pueblo. Uno que, por ser acusado una y otra vez de cuanto crimen haya, debe ampararse exclusivamente en su poder de resignación.
Cuenta Quezada que su madre le auguró problemas por «andar escribiendo lo que no debe». Advertencia quizá digna de este artículo.
Publicado en El Catoblepas nº 35 de enero de 2005

© 2005 www.nodulo.org



El izquierdismo político de Gustavo Bueno


Marcelino Javier Suárez Ardura
Intervención en el acto de presentación de El mito de la Izquierda
en Pola de Laviana el 20 de junio de 2003
[El presente escrito responde a la petición de Francisco Villar, presidente de la asociación cultural «Cauce del Nalón» (Langreo, Asturias, España), para que introdujese al profesor Gustavo Bueno en la presentación en la cuenca minera del libro El mito de la Izquierda. Tal acto tuvo lugar el día 20 de junio de 2003 en la Casa de la Cultura de Pola de Laviana (antigua cárcel), y en él Gustavo Bueno ofreció una conferencia sobre el tema de su último libro, que fue seguida por un animado coloquio. Se inició la sesión con una introducción a cargo de Francisco José Lauriño, miembro de «Cauce del Nalón», y la lectura del siguiente texto:]
Buenas tardes. Es un privilegio para todos nosotros tener hoy aquí al filósofo Gustavo Bueno. Sin duda un privilegio también porque el marco en el que va a tener lugar su disertación es, en cierta manera, un marco filosófico. Laviana es el relato o correlato de una reliquia histórica que dio lugar a su propio nombre, la vía Flavia, lo cual nos remite a Roma y a su programa civilizatorio. Pero además la vía flavianense habría de dar lugar durante el Medievo a la constitución de una puebla itineraria a la que en la actualidad llamamos Pola de Laviana, junto a otras pueblas, en otros lugares de España. Consiguientemente, nada de «aldea perdida» con todo lo que esto significa desde el punto de vista antropológico para la sociedad política española del siglo XXI. He aquí la plataforma en y desde la cual cristaliza el pensamiento del profesor Gustavo Bueno.
Ustedes saben que este filósofo es el sistematizador de un complejo programa, conocido con el nombre de Materialismo Filosófico, entre cuyas cumbres más conspicuas sobresalen su teoría de la ciencia –La Teoría del Cierre Categorial–, su teoría de la cultura –El Mito de la Cultura– y la teoría de la religión expresada en El animal divino. Podríamos enumerar una lista casi interminable de artículos, conferencias e intervenciones de la más variada temática cuya característica común consiste en que todos ellos caen bajo un mismo discurso en su acepción material, de referencia a la verdad; un sentido muy preciso del término que nada tiene que ver con los sentidos formales del mismo desconectados de los referentes de la realidad.
En los últimos dos años Gustavo Bueno, bien por sus declaraciones, ya por sus publicaciones, ha estado en el punto de mira de ensayistas de fina pluma, «cogidos de la mente», que han aguzado su ingenio para acusarle de traiciones, giros, vueltas y revueltas. En el año 2000 se publicaba Televisión: apariencia y verdad, un ensayo sobre la televisión en el que se pusieron en marcha modos de operar utilizados en otras obras con una fertilidad excepcional: así la teoría de las apariencias nos recuerda y completa la idea de creencia de las Cuestiones cuodlibetales, y su teoría de teorías sobre la relación entre las apariencias y verdades televisivas ponen en marcha la teoría de teorías de la ciencia del Cierre Categorial. Andrés Padilla lo había anunciado en un artículo publicado en el suplemento Babelia de El País en el que analizaba las novedades bibliográficas «de no ficción» (sic) y sentenciaba al libro como poco feroz sin ofrecer ningún tipo de justificación. Aventuramos que su experiencia de lector no le permitía alcanzar la sistematización y crítica de los idola theatri que giran en torno a la televisión
Simultáneamente, Gustavo Bueno intervenía en televisión y en la prensa escrita (revista Interviú) analizando el programa Gran Hermano. Acaso este hecho motivara el escándalo que, en todo caso, estaba originado por el ruido que hacían quienes se escandalizaban. Recuerdo haber leído en La Nueva España al columnista Luis Arias Argüelles-Meres titulando un bajo articulillo bajo el epígrafe «Hermano Bueno» , carente de todo tipo de argumentación fundamentada. A propósito de Gran Hermano, Manuel Rodríguez Rivero publicaba en el número 42 de la Revista de Libros un artículo titulado «El infierno son los otros o '¡te quiero, hostia!'» en el que tildaba de ingenua la interpretación del profesor Bueno en la que éste afirmaba que el seguimiento del público al citado programa radicaba no en «la morbosidad del espectáculo [...] sino en su dramatismo». Pero Rodríguez Rivero soslayaba el significado del término o le atribuía un significado de «alta costura» porque, en efecto, «dramatismo», derivado del griego dráo, se ajustaba punto por punto a lo que pasaba en la casa de Gran Hermano. Por lo que no se puede decir, como decía Rivero, que los habitantes de la casa no eran «ellos mismos». Digámoslo con una pregunta agresiva: ¿por qué no eran «ellos mismos»?, ¿quiénes eran entonces? Pero aquí habría que comenzar a poner las cartas boca arriba, lo que significa fundamentar y esto no se hace.
Y, pese a todas estas críticas, Televisión: apariencia y realidad es tenida en cuenta por los teóricos de las ciencias de la información como un libro de referencia. Conocemos las recensiones que de él ha hecho Felicísimo Valbuena, pero también la utilización que la profesora de la Facultad de las Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona, Charo Lacalle, lleva a cabo en su libro sobre los concursos televisivos y los talk-show, titulado El espectador televisivo. Los programas de entretenimiento (Gedisa, Barcelona 2001), aunque producto de una lectura somera.
Hace ya un año largo llegó a las librerías Telebasura y democracia. Este libro complementa al anterior y desarrolla una idea de basura televisiva que viene a recorrer un campo hasta ahora nada transitado. Con la publicación de esta obra Gustavo Bueno demuestra que el materialismo filosófico no desprecia «ni las cosas más humildes» y que, cuando existe un sistema, se puede ofrecer una teoría rigurosa. Quizás con este libro se estuviera respondiendo, de paso, a quienes pedían más ferocidad o a quienes no comprendían que hubiera quien aprehendiese los resortes y la tramoya que movían Gran Hermano. Telebasura y democracia analiza la efectividad –incluyendo la intención como una forma de efectividad desvelada– con que se utiliza el concepto «televisión basura». Telebasura y democracia es la prueba de fuego de una filosofía viva, incardinada en la realidad, constituyéndose incesantemente como lo demuestra el hecho de que en él aparecen conceptos nuevos cuya potencia crítica desborda el propio marco de la televisión.
En 1985 José Hierro S. Pescador escribía en su manual, Principios de Filosofía del Lenguaje, unas breves líneas en las que se asomaba una crítica a El papel de la filosofía en el conjunto del saber. En efecto, comentaba que cabía imaginarse algún contexto en el que tuviera un sentido analizar ideas como la de suciedad o la de pelo, pero que siempre estaba presente el peligro de la trivialidad y la pérdida de la intensión en favor de la extensión. Pues bien, Telebasura y democracia constituye, por sí mismo, la crítica de la crítica, el ejercicio mismo de la refutación.
El concepto borroso de telebasura –si no hemos leído mal– pertenece a un género de conceptos similar al que en el ámbito de la Sociología de la Educación le corresponde al bautizado con el nombre de «currículum oculto» porque su genericidad esconde, porque distorsiona, más cosas de las que muestra. Pero en Telebasura y democracia, y en esto hay que dar la razón al profesor Alberto Hidalgo Tuñón, lo más interesante es el capítulo donde se pone de manifiesto las conexiones entre el ente televisivo y el régimen político, ya que desvela las paradojas de la sociedad democrática: sus caprichos, sus disparates, sus desastres. Para avanzar algo que señalaremos después, hemos de decir ahora que vemos aquí la función izquierda desenvolviendo su racionalismo constitutivo.
Ahora bien, la notoriedad de Gustavo Bueno por estos pagos es, desde antiguo, en tanto que filósofo de izquierdas; tal parece ser el daimon que le acompaña. Pero el izquierdismo político –permítasenos esta expresión– de Gustavo Bueno no es, y esto es importante recalcarlo, el «izquierdismo cósmico» que le atribuía Haro Tecglen en el suplemento Babelia de El País el 19 de abril de 1997, cuando apareció El Mito de la Cultura, ni tampoco el «izquierdismo biográfico» de quienes cimentan sus adscripciones ideológicas en las de sus antepasados, como si estos asuntos fuesen bienes heredables, acaso olvidados parafernales. Pero en modo alguno es un izquierdismo amorfo, indefinido, fundado en la dialéctica de las clases sociales, que no tenga en cuenta la codeterminación conjugada de clases y Estados.
Hemos podido ver cómo en sus obras, de una manera explícita o implícita, se han ido definiendo las líneas del izquierdismo político. En septiembre de 1972 los Ensayos Materialistas incluían una conclusión al primer ensayo en la que se establecía la relación entre materialismo y socialismo; y en octubre de ese mismo año, en el Ensayo sobre las categorías de la economía política se incluía un capítulo entero sobre dialéctica filosófica y socialismo. Pero es sobre todo en el Primer Ensayo sobre las categorías de las «Ciencias Políticas», de abril de 1991, donde se muestran articulados los conceptos principales de su filosofía política. En efecto, aquí aparecen, por ejemplo, los conceptos de «eutaxia» o de «sociedad natural» –advirtamos que con ello está acometiendo la crítica y el ajuste de uno de los conceptos nucleares de la producción ideológica de la izquierda marxista como es el de «comunismo primitivo»–, pero también la crítica y reconstrucción de la teoría de la división de los poderes como parte de la capa conjuntiva de la sociedad política o la crítica al concepto de «sociedad civil» o al concepto de «totalitarismo».
Y, sin embargo, a Gustavo Bueno, obviando la profundidad y envergadura de estas obras y la trayectoria que ellas han descrito, se lo ha acusado de un giro a la derecha, a raíz, principalmente, de la publicación en 1999 de España frente a Europa. Claro está que habiendo de hacer una superficial lectura de la idea de ortograma que ya había sido elaborada en las Cuestiones cuodlibetales en 1989. Pero quienes han arrojado la primera piedra la han lanzado contra ellos mismos, ya que han confundido la intencionalidad con la efectividad al atribuir al profesor Bueno un izquierdismo que era el suyo propio y, ante la crítica de Gustavo Bueno a ciertos sustancialismos, han querido ver un giro sin reparar, por su propio inmovilismo, en que quienes habían girado eran ellos mismos.
El izquierdismo político ha sido formulado explícitamente en el artículo titulado «La ética desde la izquierda», publicado en El Basilisco, número 17, en 1994; y, recientemente, en marzo de 2001, ha sido reformulado en el artículo «En torno al concepto de 'izquierda política'», en El Basilisco, número 29. El izquierdismo político se presenta como un concepto funcional, articulado a través de dos componentes: un trenzado de racionalismo y universalismo a la escala de los sujetos corpóreos operatorios, una urdimbre cuyo constituirse ejerce la negación de todo principio revelado, distanciándose, a la vez, de la racionalidad a la manera cartesiana, del intuicionismo y del particularismo constitutivos de la «función derecha».
Pero es en El mito de la Izquierda, aparecido en marzo de este año, donde Gustavo Bueno acaba estableciendo las líneas que definen ese racionalismo constitutivo de la función izquierda. Para ello, ha tenido que vérselas con una maraña de concepciones sobre el significado, ejercido o representado, del término «izquierda» como las de Raymond Aron, Habermas, Norberto Bobbio, Tierno Galván, Ernest Mandel, Leszesk Kolakovski, Robert Spaemann, Thomas Molnar, Richard Rorty o los mismos Lenin y Stalin, ordenándolos en un sistema taxonómico que nos permite aproximarnos con un mayor nivel de comprensión a la complejidad del tema. Una vez cubierto este trámite de desbroce, Gustavo Bueno establece, entonces, el fundamento de la racionalidad izquierdista a partir de la idea de holización. Una idea cuya dialéctica, en este contexto, está vinculada de manera indeleble a la sociedad política, es decir al Estado.
Pero dejemos al propio autor que aplique el escalpelo. Muchas gracias.
Pola de Laviana, 20 de junio de 2003.
Publicado en El Catoblepas Revista Crítica del Presente Nº 17. Julio 2003. Página 17



autorretrato trasero NEL&PULGU
Posted by Hello


Autorretrato regio NEL&PULGU
Posted by Hello


Autorretrato zapatista NEL&PULGU
Posted by Hello

viernes, enero 21, 2005

IMPRESIONANTE


En el diario de Gijón "El Comercio" de hoy, 21 de enero de 2005, se publica el siguiente artículo, cuyo autor, Lucas S. es pentapléjico. Más abajo, y tras el artículo de Lucas, reproducimos también la crónica que aparece, junto con él, en el mismo periódico.


LA VIDA, LA MUERTE

por LUCAS S.

Cualquiera lo sabe. La vida es un horror. Pero todos tratan de ocultarlo. Crece el miedo a vernos como somos, a cómo evolucionamos. Mejor mirar a otro lado, tomar distancia. Crece el miedo a la muerte. Estamos muy desarrollados económicamente. Magnificamos las pequeñas satisfacciones, nos va la salud en ello. Soñamos. Es imprescindible soñar. Se vive muy poco si nos quitan los sueños.

Somos presa fácil de la locura, de los desarreglos bioquímicos. Sin placeres de ningún tipo, qué absurda y dolorosa es la vida; con frustraciones, qué insoportable. Pero cuando se pierde la esperanza, el deseo, la vida y la muerte son cosas sin importancia. Si reducimos nuestro mundo a las necesidades más básicas, nuestra animalidad se hace más exigente. Si las circunstancias nos obligan a ello, malditas sean por su crueldad. Y si tales circunstancias tienen nombre y apellidos, ¿ah, que terribles responsabilidades!

Vampirizadas nuestras mejores energías por poderes e intereses ajenos, ¿cuánta muerte ha ocupado su lugar? ¿Cómo podemos separar el derecho a vivir nuestra vida libremente del derecho a vivir nuestra muerte libremente? ¿Quién es libre para decidir sobre el cómo y el cuándo de su muerte?

Quien lo hace consciente, sin coacciones, sin urgencias, resolviendo antes sus asuntos con calma. Qué gran paso unos testamentos vitales lo más operativos y menos restrictivos posibles.

Se declaran los portavoces conservadores contrarios a cualquier atentado contra la vida humana y en eso todos estamos de acuerdo, pero si nos referimos a casos concretos, como ciertos estados sufrientes irreversibles, conociendo ellos muy bien el alcance de las palabras, cometen la falacia de atribuir a estos pacientes la categoría de vivos cuando la dura realidad es que están más bien muertos.

El debate ya no puede estar entre vida o muerte, sino entre vida digna y vida indeseable, entre morir íntegro o morir con sufrimientos inútiles. Si alguien cree que el sufrimiento dignifica, que pida para él tratamientos sin analgésicos e incluso que prescinda de tratamiento y acepte su destino, pero que en ningún caso imponga sus creencias a quien no las comparta. Y si hablamos de regular la eutanasia, ¿alto los terroristas! ¿Que nadie venga a decirnos que nos van a matar a nuestros abuelitos, a los desamparados, a los terminales! ¿Que nadie crea a esos propagandistas que con otra boca callan sobre las guerras, ni mueven un dedo frente a otras catástrofes! Que nadie trate de imponer sus creencias a los demás. Y sería muy deshonesto si lo hace desde algún puesto de poder.

------------------------------------------------------------------------------------------


LUCAS S. INMOVILIZADO EN UNA SILLA POR UNA PENTAPLEJIA IRREVERSIBLE

«Viví de forma tan intensa que estar así es una reducción indigna»

Un pentapléjico que vive en Valladolid condenado a un respirador artificial explica por qué exige el derecho a morir

ANTONIO CORBILLÓN/VALLADOLID

Lo que viví, lo hice de forma tan intensa y tan física, con etapas bien distintas, pero con nexos continuos, siempre hacia la búsqueda de la satisfacción de los placeres fundamentales, del conocimiento, que siento que he vivido bastante. Estar en estas condiciones es una reducción indigna». Cada tres segundos un respirador artificial bombea oxígeno entubado a la tráquea del pentapléjico Lucas S. y le recuerda que no puede controlar el más básico de los impulsos vitales: la respiración.

Por la ventana de su casa, un primer piso de Valladolid, un trozo de cielo proyecta una tenue luz que se cuela entre los bloques de viviendas vecinos. Es su único contacto físico con el exterior. «Soy un ejemplo de vida artificial. Sin respirador no duraría más de media hora, estando en las mejores condiciones, me ahogaría lentamente mientras agoto los músculos del cuello».

Sus labios mantienen una relajada semisonrisa. El cristal de las gafas no acaba de ocultar el brillo apaciguado de sus ojos. No hay drama, ni conmiseración. Sólo la constatación de una realidad que se impuso de golpe en el año 2000. «Jugaba en casa y sufrí una caída. Me salvó la presencia de una persona que me hizo el boca a boca allí mismo hasta que llegaron las asistencias». Fue el adiós a casi medio siglo de vida intensa, viajera, creativa, comprometida con intensidad en muchas facetas. «No me alcanzaba el tiempo, habría necesitado días de, por lo menos, 36 horas», resume.

Lucas S. (el seudónimo es decisión propia) sufre la misma lesión que Christopher Reeve ('Superman'): un traumatismo medular a la altura de la segunda cervical. «En el mejor de los casos se pueden vivir diez años. Fíjese en 'Superman', que tenía los mejores medios», recuerda. La pentaplejia, relativamente nueva para los médicos, es un paso todavía más agudo de las lesiones medulares. Prototipo del héroe que se esfuerza hasta el final, Christopher Reeve murió hace tres meses después de nueve años de lucha. 'Superman' y Lucas son de la misma generación, nacidos hacia la mitad de siglo XX. Siendo optimista, al lesionado medular vallisoletano podrían quedarle cinco o seis años de vida hasta que sus pulmones digan basta.

Junto a la cenital luz exterior, la vida de Lucas durante las seis horas (tres por la mañana, otras tantas por la tarde) en las que puede estar sentado, se concentra en su ordenador adaptado. «El resto tengo que estar en la cama para evitar las escaras, es lo que más me hunde psicológicamente», lamenta. Un reloj controla la temperatura y la humedad de la estancia, otro aparato avisa a sus cuidadores en caso de un acceso de tos. «Una tos fuerte puede soltar el tubo. Pero estoy en buena racha. Lo normal son mareos, minutos y minutos sin poder hablar,... y, con los primeros calores, llegan los síncopes. ¿Los pentapléjicos nos ahogaremos en mocos!», vaticina. Dentro de su sencillez, la habitación es una 'burbuja climática' que obliga a tener siempre cerradas las puertas. Un calefactor asegura una temperatura constante.

Un pequeño adaptador (headmaster) y un puntero que llega a sus labios gracias a unos cascos son sus brazos. «El ordenador solo es la sombra de mis manos, mi gran escape comunicativo y, además, también creativo. Es mejor que nada». Docenas de documentos, carpetas con sus cosas, una amplia hemeroteca (que incluye un apartado sobre la eutanasia), el diario de su dura estancia en el hospital de parapléjicos de Toledo, la prensa... Si sus pulmones están conectados a un respirador, su vida interior también está 'enchufada' a las posibilidades que le ofrece la pantalla de su ordenador, atiborrado de programas informáticos «gracias a los amigos expertos en informática».

Para vivir o morir

Lucas S. no quiere que la jaula en que se ha convertido su cuerpo atrape a más personas. «Soy un privilegiado si me comparo con otros lesionados medulares o crónicos. Tengo una pensión alta y he evitado a la familia ese círculo vicioso de sacrificar el 100% de la vida de alguien para atender la mía. Y, si aún así no llega para cubrir los gastos básicos, imagínese como pueden apañarse la mayoría». Para cuidarle, minuto a minuto, «las 24 horas del día», tiene organizado un turno de cuatro personas. Sabe «por experiencia» que ni la residencia del más alto 'standing' podría mantenerle. «Viví una estancia en un centro de Valladolid de lo más horrible», recuerda.

Cuando se habla de clínicas del dolor y terapias paliativas, se queja de la escasa adaptación sanitaria en España a enfermos como él. «Cuando la gente sale del accidente, verse en Toledo parecen manos salvadoras. Pero se ha quedado obsoleto, sobre todo para crónicos como yo».

Este pentapléjico residente en Valladolid no es un defensor sobrevenido en la defensa del derecho a morir con dignidad. La formación intelectual de toda una vida, antes y después de su accidente, se condensa en una cita del filósofo alemán Arthur Schopenhauer. Pide que se cite íntegra: «La razón está al servicio de la animalidad, de la voluntad de vivir; pero, mediante la razón se llega al conocimiento del dolor y del camino para vencer el dolor, es decir, a la negación de la voluntad de vivir». «Es lo mejor que he encontrado que resuma mi visión de la vida», aclara Lucas, que ha concentrado los últimos años en buscar fundamentos para tener clara la más drástica de las decisiones: prescindir de la vida.

«No tengo pinta de estar deprimido, ni hundido ¿verdad? Y, sin embargo, estoy tan en el terreno de la muerte que, cuatro o cinco veces, al año tengo que sumirme en ella un ratito». Si su voz tiembla cuando lo dice solo es achacable a la tiranía del respirador, que le provoca una especie de espasmo que se manifiesta cada pocos segundos. Lucas S. sabe que en España aún falta mucho para que le dejen abandonar una vida física contra la que ya se ha 'armado' de férreos argumentos morales. «La mayoría de la gente que está como yo vive con fármacos que reducen sensiblemente su conciencia. Y la gente con menos capacidad racional tiene más fuertes los instintos de supervivencia, se aferran más a la vida, y se entra en un círculo vicioso de pura indignidad», teoriza.

Trampas

Ha logrado domesticar su propio instinto de supervivencia para que no trace un túnel que haga interminable este tránsito. «Cuando eliminas la voluntad de vivir, te das cuenta de lo insignificante de la existencia». Aunque no reclama cuidados paliativos («en mi caso no me pueden ayudar), los rechaza como otra trampa que «en lugar de ayudar a una muerte digna, pueden prolongar situaciones monstruosas».

El tiempo estipulado de visita hace rato que se ha acabado y las asistentes de Lucas lo recuerdan con sus constantes visitas para recordarle sus horarios y la necesidad de respetarlos para evitar complicaciones. Su cuerpo lleva dos horas sentado en su silla monitorizada frente al ordenador y reclama horizontalidad. Y eso que la situación ha mejorado desde que «se me ocurrió adaptar un flotador de látex circular para el culo hace año y medio y mi comodidad ha mejorado mucho. ¿Ni eso te dan en el hospital de Toledo!», denuncia con firmeza.

Una de sus asistentes le ayuda a cruzar el largo pasillo de su casa. La cercana calle está a solo 27 escalones, más que un 'everest' para él porque su portal tiene todas las barreras arquitectónicas del mundo. «No me preocupa, no echo de menos la calle», se despide Lucas S. (siempre con esa especie de sonrisa en los labios)


(C) Diario "El Comercio".