jueves, junio 30, 2005


ESPECIAL || 12 RESPUESTAS HUÉRFANAS

Txomin Badiola

El texto que a continuación reproducimos es el dossier de presentación de la nueva exposición de Txomin Badiola en la Galería Soledad Lorenzo de Madrid. Constituye un ejemplo de claridad discursiva, tanto sobre su propio proceso creativo como sobre el arte contemporáneo en general.

1
Supongo que cada uno vive su vida. Nunca se me ha ocurrido pensar en esas cosas (inestabilidad, soledad, alienación) como temas artísticos. Cada uno de nosotros, de entre las muchas ficciones que nos representan al cabo del día, intenta descubrir algunos resquicios por donde algo de vida pueda colarse. El hecho de que esta circunstancia sea más o menos exitosa acaba definiendo un estilo de comportamiento. Supongo que si a usted se le sugieren todas esas cosas a partir de trabajos míos será porque algo compartimos en nuestra tarea de vivir. Realmente siempre he sido fiel a esa consideración de que lo que se busca no es comunicar algo, sino comunicar con alguien, no se trata de expresar alineación o inestabilidad sino que consigamos comunicarnos a través de algo, en este caso la obra, que evidencie que lo que vivimos es un sentimiento compartido.

2
Pienso que J.Genet como artista aprendió mucho de su experiencia encarcelado junto a ladrones y asesinos; personas imbuidas en una especie de soledad moral que solo admite el reconocimiento mutuo y esa frase suya que empleé como título “no hay más autoridad moral que la de otro artista”, tiene que ver con ello. Realmente creo que en cuestiones artísticas eso es así. No estoy hablando en un sentido crítico, es decir, puedo entender que existan personas externas a lo que es la creatividad más estricta que puedan tener unas apreciaciones más convincentes que las de los propios artistas o incluso algún otro tipo de autoridad que procede del estudio o de la experiencia. Pero, cuando hablamos en términos de autoridad moral, hablamos de una cuestión que tiene que ver con algo que emana de uno mismo y no de un agente exterior. También se podría enunciar de este modo: “reconozco a alguien como artista en el momento que reconozco ese tipo de autoridad”. Por eso pienso que en relación con los problemas del arte y todas sus circunstancias, hay algo que para mí, siempre es más respetable que otras cosas y es siempre el artista. (…)Se suele entender que el artista es un ser dotado de ciertas habilidades especiales, pero yo esto siempre lo he entendido en un sentido contrario. El artista es una persona con unos problemas de inadaptación al mundo considerables, tantos como los pueda tener cualquier inadaptado social... pero lo que yo quiero plantear no es que el artista lo sea, sino que es alguien que en algún momento siente que su relación con el mundo no es asimilable dentro de lo que puede ser una visión más o menos convencional. Es entonces cuando siente también la necesidad de tener que desarrollar una técnica para hacer del mundo algo un poco a su medida y poder entenderlo desde otras perspectivas o desde otras situaciones. En este sentido, el arte es ese sentimiento digamos de incapacidad o de impotencia y además es una técnica; es decir, es el ver como puedes conseguir que todos esos sentimientos que en principio están destinados a anularte lleguen a estar a tu favor. Esto equivale a ver el mundo desde otras perspectivas, a darle simbólicamente la vuelta para verlo más claramente.

3
Efectivamente mis trabajos por lo general plantean una gran dificultad de acceso. Creo que, en parte, es debido al prejuicio del significado, algo muy arraigado en la condición del espectador. Para mí el significado es algo que debe quedar perpetuamente diferido. Mis trabajos participan de esa condición alegórica que desliza la significación de un signo a otro. Cuando alguien enfadado plantea el sin-sentido de mis obras pienso que éstas son como galaxias hechas de caos y agujeros negros pero que, compactas, parecen moverse siempre hacia algún sitio. La experiencia de la retrospectiva MALAS FORMAS me ha constatado lo que hasta entonces era solo un presentimiento: Todas esas obras, hechas en diferentes momentos y de forma autónoma eran susceptibles de maclarse, de configurar unidades mayores que ellas mismas, como si a su manera incluyeran la pertenencia a un orden superior, como si aspirasen a algo que siempre permanece fuera de ellas mismas. No eran por tanto fragmentos tan huérfanos y tan incompresibles, basta con que el espectador asuma la experiencia del deambular por esos signos para que la significancia penetre en él. Pienso que la exposición de Barcelona lo ha propiciado y han sido escasísimas las objeciones por falta de sentido, más bien al contrario, la gente “sentía” algo parecido al comprender.

4
Es algo ya aceptado que el espectador es el que concluye la obra de un artista. A medida que la realidad se ha ido configurando de maneras más complejas y fragmentarias y a medida que las grandes ideologías, los grandes relatos, han perdido vigencia, esta cualidad de lo incompleto se ha puesto de manifiesto con mayor intensidad en las obras de arte. No obstante, al ser humano le es muy difícil renunciar a una cierta idea de totalidad; es por ello que su tendencia natural va a ser la de completar las cosas, encontrar un sentido y de ese modo su papel activo en las obras de arte actuales es fundamental. Pienso que el artista debe de trabajar con ello en la cabeza, debe de ser consciente que su papel ya no es el de aquel que parecía ofrecer soluciones, sino más bien el del que sitúa el campo de los problemas.

5
Mi actividad principal consiste en "coleccionar" signos, retener imágenes gráficas, sonidos, discursos, actitudes, sensaciones espaciales, personas, palabras, etc., a la espera que se produzca una fricción que desencadene una relación de necesidad entre ellos. Tal relación entre signos, no importa su aparente arbitrariedad, en los casos más afortunados es, aunque precaria y parcial, una alternativa a la ausencia de sentido que se asienta en una interrogación sobre el deseo. Para mí, el arte esta ligado al deseo en lo que éste tiene de estructurante y de destructor de la realidad y del mundo. Pero el deseo no tiene que ver con una inmediata satisfacción de lo deseado, sino con una interrogación del deseo mismo, del qué es lo que deseo y también tiene que ver con la pura producción de deseo, con la continuación del desear más allá de la satisfacción. (…)En cuanto a la importancia relativa entre los elementos que utilizo, mi aspiración consiste en que todos ellos se manifiesten con la misma importancia. Trato de evitar las relaciones subordinadas entre los elementos que propenderían orgánicamente hacia un sentido determinado. Mi intención consiste en colocar todo en un plano de igualdad que haga difícil el cerramiento de los signos alrededor de un significado. Si las relaciones entre signos ( un texto + un libro + un chico semidesnudo + una lágrima + una postura + rojo, etc.) se mantienen en un plano de igualdad, se consigue que las significaciones no estén dirigidas y que la pelota sobre el sentido pase al terreno del espectador.

6
La idea de tragedia, tal y como yo la entiendo está unida a conceptos como el de inexorabilidad o inevitabilidad por no hablar de otro más sospechoso como sería el de destino. La Modernidad, al poner patas arriba una cierta unidad del conocimiento y del sentido, tenía según mi impresión, el aire juguetón del niño que destroza su juguete pero a sabiendas que tarde o temprano aparecerán los padres para recomponerlo. Con la Posmodernidad el niño, ya huérfano, cumple su deseo de juguete roto pero a la vez tiene que aprender a vivir con él, con su deseo realizado. Lo trágico tendría que ver con el hecho de que la única manera abordarlo es funcionando como si el sentido o la unidad perdida fueran a restablecerse aún a sabiendas que ello no es posible. En cuanto a lo que denominas conflicto Modernidad-Posmodernidad mi vivencia del mismo es contradictoria. Mientras que en la Modernidad lo emancipatorio se ponía en manos de lo social y lo político siendo lo individual un territorio de preparación, de laboratorio, en la Posmodernidad lo emancipatorio pasa por una consideración individualizante del sujeto que en sí mismo vendría a situar en su interior el campo de batalla de los conflictos, todo ello con consecuencias muy interesantes a en el orden del sujeto, de la identidad, pero con dudosos resultados en el orden de lo social y de lo político. En mis trabajos intento seguir el ejemplo más sobresaliente del manejo artístico de este conflicto: Godard. Para mí este artista es el paradigma de un modus operandi plenamente posmoderno, que ha inventado una técnica para trabajar con los desechos, con los fragmentos en conjuntos irresolubles pero plenos de significancia, y que a la vez es, en el orden de lo sentimental de lo íntimo, un clásico. Un fragmento de Shakespeare o de Goethe vienen a representar ese residuo posmoderno en continuidad con un signo pop, o con cualquier otra banalidad, pero incorporando a la vez, melancólicamente, todo un sentimiento de unidad ansiada e irremediablemente perdida. Los conflictos personales son contemplados a la luz de lo político y los políticos en el ámbito de lo privado.

7
(…) La noción de “bastardo” nace del tránsito entre una idea de la escultura o del objeto minimalista y una idea de objeto como máquina productora de contenidos transversales. A esa “nada” que se manifiesta con una gran presencia y una gran ocupación del espacio, característica fundamental del objeto minimalista, quería oponer un vacío de significación producido por una situación de saturación de referencias. A partir de ahí, empecé a trabajar con una serie de objetos que lo que intentan es precisamente ser cruces de cosas que no concluyan en sí mismas, sino que sean referenciales a algo exterior y que a su vez esa referencialidad quede un poco como en suspenso. Para mí, pues, los “Bastardo” siempre ha estado ligados a una idea de orígenes cruzados y suspensión de significado. Con los años esta idea la he llevado a unas estructuras muy complejas en las que intervienen muchos signos y lenguajes diferentes.

8
Mi posición con respecto a lo mediático parte de entenderlo como una nueva naturaleza, una nueva continuidad. Debido al papel uniformador que desempeñan tanto la información como las imágenes en su voluntad de volverse más reales que sus supuestos referentes, todo se pronuncia al mismo nivel y de manera continua. A la actividad artística le corresponde la realización de pequeños y modestos ejercicios de discontinuidad. Se trata de una actividad bastante primitiva, algo así como el despojamiento de áreas de la jungla para el uso humano, solo que en nuestro caso la jungla es esa continuidad de imágenes e informaciones. (...) En España mi generación nació al mismo tiempo que la televisión, y por lo tanto, hemos vivido la relación con los medios de comunicación de manera diferente al modo en que la viven los jóvenes de ahora. Hemos conocido el medio desde su niñez, torpe e ingenua hasta el nivel perversamente sofisticado de la actualidad, desde los amagos pedagógicos y culturales de sus comienzos hasta la plena asunción del medio en su condición de basura. Pero no creo que el hecho de que estas generaciones más nuevas que hayan vivido una relación más inmediata y homogénea con la televisión tenga elementos especialmente alienantes; simplemente se trata de un paisaje diferente. Supongo que cada generación tiene sus retos. Lo que importa son los mecanismos y herramientas que desarrolla cada una, y no me parecen esencialmente diferentes unas generaciones de otras, quizás la diferencia sea simplemente técnica. En cuanto al potencial rebelde del adolescente del que hablas, quizás convendría señalar que éste ya no cumple el papel fundamentalmente desestabilizador al que ha estado asociado tradicionalmente, desde el Lazarillo de Tormes hasta la Lolita de Nabokov. En la actualidad creo que nos encontramos ante una cultura que, en parte, ha asumido como propios los comportamientos asociados a la adolescencia. Kristeva habla de la sintonía entre la inconsistencia de la sociedad de los medios de comunicación de masas y la estructura abierta que caracteriza al adolescente, y pienso que ello está teniendo consecuencias importantes para los sujetos en la franja de edad que correspondería propiamente a la adolescencia. Este sería uno de los temas fundamentales de un artista como Larry Clark.

9
Es muy difícil hablar de actitudes éticas en un mundo que se ha hecho prácticamente incomprensible; no hay coordenadas fijas o referencias y a menudo sucumbimos en un mar de mezquindades. Intentar comprender tal complejidad ya sería en sí misma una actitud ética, pero ello implicaría entendernos a nosotros mismos como un nuevo tipo de sujeto que regula sus relaciones con el otro de una manera radicalmente nueva. De momento y sin cejar en estos esfuerzos, lo ético se resuelve en las cuestiones más básicas, como por ejemplo el “no matarás”, o simplemente intentar hacer el menor perjuicio a los demás y decir esto debería generar responsabilidades en lo cotidiano. Elaine Scarry lo resumía así: “En medio de tal complejidad solo hay dos asuntos reales: la naturaleza del cuerpo humano y la naturaleza del artificio, la facilidad con que el dañar ocurre y la responsabilidad con que el construir (el artificio) debe por tanto ocurrir”.

10
Hace política con su arte tanto el que muestra ciertos signos como el que los oculta, el que pinta obreros machacados por la policía como el que pinta floreros. En una realidad como la vasca, tan saturada de signos, vamos a llamarlos políticos, para un artista interesado en los problemas de lo real y de la representación, es casi imposible eludir su encuentro. De hecho constituyen un caldo de cultivo importante y la gran cantidad de artistas jóvenes de interés en el País Vasco vendría a corroborarlo. En mi caso se trata de una actividad que comencé hace diez o doce años con una serie denominada Bañiland en la cual intentaba romper, o la menos relajar, la relación aparentemente inexorable que existe entre ciertos signos y ciertos significados, cuando la realidad nos indica mas bien lo contrario, que todo es fundamentalmente ambiguo.

11
Con respecto a la melancolía, en la obra de Fassbinder se detecta algo de ese ejercicio de autodestrucción que es consecuencia lógica del cumplimiento del desmontaje de todas las ficciones. Vivimos de imaginarios que nos construimos, que tienden a ser como anestésicos, tienden a ayudarnos a vivir no viendo determinadas cosas;Fassbinder se dedicó a desmontarlos, a destruirlos. Pero esa destrucción tiene unas repercusiones estructurales muchísimo más amplias, porque en realidad toda la cultura del siglo XX también ha hecho colectivamente ese ejercicio, demoliendo todo aquello en lo que nos apoyábamos: la idea del más allá de Dios, de la naturaleza, de lo humano, del progreso... Hemos llegado a esta especie de ejercicio fáustico de conocimiento que consiste en ir desmontándolo todo; una situación en la cual parece que disponemos ya de todos los mecanismos y herramientas para comprender las cosas, pero que, una vez que se han comprendido, no nos sirven para nada, porque nos encontramos en una indigencia absoluta. El producto de esta situación es la melancolía.

12
Una vez leí una frase de Regis Debray que decía: "¿Qué imagen de arte llegada del fondo de los tiempos (o también hoy mismo, del fondo de las tripas de una artista) no es sino un SOS?" Bueno, yo estoy de acuerdo con ello. En el arte de todos los tiempos, hasta en los pintores más aristocráticos, hay un aroma de muerte en sus obras, todo es "vanitas". El arte moderno ha intentado conjurarlo sin conseguirlo, pensemos en el "Cuadrado negro sobre fondo blanco" de Malevitch, tan paradigmático de lo abstracto de lo situado más allá de la vida y de la muerte, como elegíaco, del lado metafísico de esa nada que nos constituye y a la que estamos abocados y que finalmente encontró su destino más propio al presidir la tumba de su autor. En lo que tiene toda obra de arte de residuo de una pelea del artista con los signos que configuran la realidad, una pelea por cierto desigual dado lo escaso de sus recursos, ésta (la obra de arte) se constituye siempre como una demanda, una petición que exige la colaboración del Otro.

Txomin Badiola. Enero 2004.
(Este texto se ha editado a partir de la revisión de repuestas dadas en diferentes conversaciones o entrevistas desde 1997 con las siguientes personas: Manel Clot, Miren Eraso, Javier Díaz Guardiola, Xosé Lois Gutiérrez, Alfonso López Rojo.)



miércoles, junio 29, 2005


3
Agencia Asturiana Informal de Noticias


2
Agencia Asturiana Informal de Noticias


1
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Pata Negra.NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Cielo de Tur�n. NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Fotoperformance. NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Nise te ocurra clickear aqu�, no vale para nada
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Viernes 8 xunetu 12 nuechi

Frente Puerta Preferencia

El Molin�n

Xix�n

CARPA RADIO KRAS

FIESTA INAUGURACI�N

PRESENTACI�N:

Revista KRASnia
Programa Semana Negra

Actuaci�n

Charanga Ventol�n
Agencia Asturiana Informal de Noticias


ARTEVEN.COM Arte Contemporaneo Mexico y America Latina
Agencia Asturiana Informal de Noticias


ON KAWARA
Consciousness. Meditation. Watcher on the Hill
La Colecci�n Jumex / M�xico, D.F.
a partir del 8 de julio de 2005



Por primera vez en M�xico se presenta una amplia selecci�n de obra del artista japon�s On Kawara.
� M�xico permanece latente en la producci�n y la memoria de este artista, llamado tambi�n el gran desconocido.

ON KAWARA: 5 JUN.68, 1993

On Kawara se sit�a en un cruce entre la Cultura Oriental y el Pensamiento Occidental; en su obra se re�nen, por un lado, el discurso auto reflexivo del arte conceptual, mediante la uni�n del signo ling��stico con el objeto est�tico. Por el otro, en su registro meditativo del paso del tiempo, Kawara nos remite a la pr�ctica japonesa de observar los cambios temporales para la predicci�n de la presencia divina en la actividad productiva, misma que es ejercida por el Hishiri: �aqu�l que lee los d�as�.

La filosof�a es uno de los principales ejes de su obra; no existe glamour qu� leer. Para algunos ojos sus piezas podr�an estar aludiendo a la nada pero, contrariamente, este aparente vac�o lo contiene todo: ser y tiempo como unidad fundacional de la existencia. En este sentido, no hay m�s significado que el tiempo mismo y la memoria de su decurso. La medici�n del tiempo es propia del ser humano. No existe en ninguna otra estructura u organismo vivo de la tierra este complejo sistema de meses, d�as, horas y segundos. Al final, el artista escamotea algunos detalles y se nos presenta como un ser humano inexistente, un fantasma que hace part�cipe al mundo de sus acciones en d�as espec�ficos o momentos concretos, sin darnos m�s referencias de su persona.

En el curso de las d�cadas no existe una amplia variedad de soluciones en su producci�n dado que se ha mantenido en un limitado n�mero de series desde los a�os sesenta. Tampoco la obra de On Kawara puede catalogarse como una amplia colecci�n de espectaculares o bulliciosas piezas, m�s bien es un conciso archivo que documenta su vida y puede verse como el ejercicio de una disciplina de acero. Kawara marca meticulosamente un n�mero de eventos diarios y actividades con la mayor objetividad posible siendo su propia existencia el microcosmos de su obra. ...

Agencia Asturiana Informal de Noticias


Tierra adentro
Agencia Asturiana Informal de Noticias

lunes, junio 27, 2005


Cómo pasa el tiempu...


domingo, junio 26, 2005


contra todas las torturas
Agencia Asturiana Informal de Noticias

contra todas las torturas



1-01-1995 por Hernán Reyes
La tortura y sus consecuencias
Tomado de TORTURE, volumen 5, nº 4, pp. 72-76, 1995


Este artículo fue publicado en la revista TORTURE, volumen 5, número 4, pp. 72-76, 1995, y se reproduce con la autorización del editor.

Índice

Visitas del CICR a los presos

Cometido del médico

Acerca de las definiciones de la tortura

Acerca de la documentación sobre la tortura

Conclusiones

Hernán Reyes, DM*, es licenciado en obstetricia y ginecología por la Universidad de Ginebra. El autor se especializó después en los aspectos médicos de la detención. Desde 1984, es coordinador médico de las actividades del CICR relacionadas con la detención; reside actualmente en Ginebra. Su trabajo incluye la visita a los presos -con los equipos del CICR sobre el terreno-, la coordinación médica en la sede, así como el enlace y el intercambio de experiencias con muchos grupos médicos del mundo.

* División Médica, Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Ginebra, Suiza

Punto de vista de un colaborador del CICR

Durante el seminario sobre tortura y violencia organizada, que COMPASSION organizó y tuvo lugar en Moscú, el mes de septiembre de 1994, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) describió someramente sus principales actividades sobre el terreno por lo que atañe a las visitas a los presos, haciendo hincapié en la labor que despliega en relación con el conflicto de Alto Karabaj. Desde entonces, el conflicto en Chechenia ha adquirido una nueva dimensión. Los principios entonces proclamados en cuanto a las visitas a los presos de todas las partes implicadas son igualmente válidos en este reciente conflicto, como lo son en todos los ámbitos en los que trabaja el CICR.

Al escribir este resumen, el autor decidió definir algunos principios generales relativos a la tortura y a sus consecuencias, dado que están relacionados con la labor que los delegados y los médicos del CICR realizan sobre el terreno.


Visitas del CICR a los presos

Entre las múltiples actividades que el CICR despliega en zonas conflictivas figuran las visitas a los presos en todo el mundo. En 1994, sus delegados y sus médicos visitaron a más de 99.000. La finalidad de tales visitas es cerciorarse de que las personas detenidas se benefician de las adecuadas condiciones de detención, y de que no son sometidas a tipo alguno de malos tratos, es decir, que se respeta su integridad física y moral.

Las visitas del CICR y los requisitos necesarios para que éstas tengan lugar se negocian previamente con las autoridades detenedoras. Son varias las condiciones sine qua non que las autoridades han de aceptar antes de que el CICR inicie las visitas. Las condiciones y los objetivos de las visitas del CICR se describen en un documento publicado en la revista TORTURE [1, 2] del International Rehabilitation Council for Torture Victims (IRCT). Todos los aspectos sanitarios no relacionados con el problema de la tortura se reseñan en el mismo, y no serán mencionados aquí.

Cuando los presos son víctimas de tratos crueles, inhumanos o degradantes, los delegados del CICR se documentan sobre el empleo de la tortura, a fin de presentar a las autoridades un minucioso informe acerca de la situación, instándolas a hacer que cese esa manera de proceder. Además, los médicos del CICR tienen que ver y examinar a dichos presos para evaluar su estado de salud.


Cometido del médico

Los médicos del CICR reciben una formación específica y disponen de documentación especializada que les permite prestar una asistencia lo más eficaz posible a las víctimas de la tortura a las que visitan. El cometido del médico en este ámbito específico de trabajo es obviamente muy diferente del de un médico "ajeno" al entorno penitenciario. No se trata, en absoluto, de que el médico del CICR "atienda" -en el sentido generalmente aceptado de la palabra- a esas personas mientras están detenidas. Es más, una vez puestas en libertad, la cuestión del tratamiento sigue estando fuera del alcance de los médicos del CICR; pero, al menos, se puede enviar a esas personas que precisan tratamiento a cualquier centro inmediatamente accesible.

Lo que sí se puede lograr en el breve lapso asignado al médico durante la visita del CICR es dar al preso la oportunidad de consultar con un médico que se compadezca de su situación (una visita médica a un preso puede durar entre 15 y, rara vez, 40 minutos; a veces, incluso más; los médicos del CICR han de explicar que es necesario el suficiente tiempo para que todos los que precisan ver al médico tengan la oportunidad de hacerlo). El médico del CICR puede, si procede, asesorar y orientar tras haber efectuado un examen médico independiente. Así, el preso podrá contar con un defensor médico para cualquier terapia necesaria y disponible mientras sigue detenido. Los médicos del CICR procuran hacer todo esto; uno de sus cometidos, a menudo difícil, es intentar que se efectúe un examen médico externo (rayos X, análisis, etc.) a los presos que ven, o que se les ingrese en un hospital de rehabilitación para recibir un tratamiento específico, un establecimiento donde el médico del CICR podrá seguir el caso del paciente.

No se debería minimizar la importancia de que un médico independiente -en este caso del CICR- pueda llevar a cabo un examen médico. Ver a un médico independiente que se preocupa sinceramente por la salud de los presos es tanto más importante cuanto que, en muchos (¿o en la mayoría?) de los países donde se practican los malos tratos o la tortura, los presos dependen de los servicios de médicos institucionales; los médicos externos no están autorizados a atender a los presos. Las más de las veces, en esas situaciones, los presos no confían en el personal médico "interno". Quizá sea porque hay países donde los médicos participan, por ejemplo, en los interrogatorios. También puede deberse a un sentimiento de desconfianza comprensible que todo preso puede tener mientras está detenido.

De mediar alguna cuestión de tortura, la importancia de un médico independiente es manifiesta. Por muy profesional que sea un médico penitenciario, es fácil comprender que los presos que han sido torturados no confíen en un médico a quien consideran como parte del sistema penitenciario o represivo.

Así pues, aparte del indiscutible interés que supone recabar datos de primera mano sobre la tortura, los médicos del CICR están en condiciones de prestar cierta asistencia médica y de aportar un poco de consuelo a esas personas a quienes se ha negado consuelo y alivio durante su penosa experiencia.

Por una parte, una evaluación profesional acerca de la situación de tortura conduce a la redacción de un informe -el cual, de conformidad con los satisfactorios métodos de trabajo del CICR, es confidencial- que se envía a las autoridades superiores instándolas a que pongan término a todas esas prácticas. Por otra parte, sobre el terreno (es decir, en la prisión), con ventajas inmediatas y prácticas para las propias víctimas, el médico del CICR puede asesorar, explicar y tranquilizar a las personas que sufren de las variadísimas molestias y repercusiones de la tortura.

A pesar de que, por supuesto, el principal problema de los presos -su privación de libertad- es una cuestión de la que el CICR no puede ocuparse, y habitualmente no lo hace (aparte de los casos médicos excepcionales en los que se pueden hacer gestiones para la puesta en libertad por motivos médicos o humanitarios), ese contacto único mientras siguen detenidos puede ser útil. Poder explicar los síntomas y asesorar sobre lo que se puede hacer mientras están detenidos, o lo que cabe esperar a largo plazo, es en sí, en muchos casos, un tipo de terapia. Es posible explicar a alguien, incluso si está detrás de unas rejas, que los síntomas de la tortura son la "reacción normal de una persona normal a una situación anormal" (cita de la doctora. Genefke [3] en IRCT). En nuestra opinión, es un servicio que puede ayudar a los presos mucho más de lo que una persona ajena puede pensar a primera vista (por dar un ejemplo, para un preso puede suponer un gran alivio que un médico independiente le diga que, a pesar de que su cuerpo ha sido golpeado y objeto de abusos, aparentemente -tras haber sido examinado- no hay lesiones permanentes en su sistema reproductor; cabe recordar que, a menudo, los torturadores blanden la amenaza de una futura esterilidad como parte de la penosa experiencia).

Muchos de los conocimientos, adquiridos gracias a la gran experiencia de los centros de rehabilitación para las víctimas de la tortura que hay en el mundo -información que ha sido debidamente publicada-, pueden ser utilizados por los médicos del CICR en su intento por aliviar lo más posible a esos presos mientras siguen detenidos, presos que a veces cumplen una larga condena, con escasas esperanzas de ser puestos en libertad en un futuro próximo.


Acerca de las definiciones de la tortura

Los motivos de la tortura son muchos. Han sido objeto de largos debates en incontables publicaciones e informes, particularmente en estudios y documentos médicos realizados por el ICRT en Copenhague y en otros centros de rehabilitación similares. Aunque la finalidad de este informe no es volver sobre el tema, parece necesario y útil hacer una serie de comentarios basados en la experiencia adquirida por el autor en el CICR.

La "tortura de Estado", política gubernamental cuya finalidad es acabar con cualquier -o con toda la- oposición política y, como tal, infligida a todo sospechoso de ser un "enemigo" de las personas que ostentan el poder, sigue siendo, desafortunadamente una práctica muy real. La tortura de "presos políticos", especialmente de sus líderes, sigue practicándose en muchos países (la expresión "preso político" se emplea aquí por conveniencia para designar a los oponentes, reales o considerados como tales por el Gobierno; pocos Gobiernos -de haber alguno- reconocen tener "presos políticos"). Este uso de la tortura es el que mejor se aviene con la descripción de "el arma más eficaz contra la democracia" como lo emplea el IRCT danés (cita de la doctora Inge Genefke [4]). Desafortunadamente, esta más bien restrictiva definición tiende a hacer olvidar que se puede utilizar -y de hecho se utiliza- la tortura en muchos otros contextos.

Evidentemente, este tema tiene otras muchas vertientes. El CICR no tiene su propia definición de la tortura y emplea, cuando es necesario, las ya existentes -o ninguna-, según convenga en una determinada situación. A lo largo de los años, las definiciones de la tortura se han vuelto más complejas, y no necesariamente más claras (véanse las definiciones de Amnistía Internacional y de la Asociación Médica Mundial, ambas formuladas en 1975, así como la de 1984 de las Naciones Unidas en su Convención contra la Tortura). La definición generalmente aceptada hoy es la de la ONU: se define la tortura como una forma agravada de trato o castigo cruel, inhumano y degradante.

Cabe destacar que mediante las definiciones de la tortura se ha intentado corroborar los propósitos de aquellos que la practican (en las primeras definiciones, como por ejemplo la del profesor Chet Scrignar de la Universidad de Tulane, Nueva Orleans, no se pretende determinar las intenciones del torturador, sino sólo describir los efectos de ésta en la víctima; el profesor Scrignar define la tortura como "un trauma internacional deliberadamente concebido por personas viles para ocasionar sistemáticamente dolor y sufrimientos a un individuo determinado, y que culmina con el colapso físico y psicológico de la víctima"). La antigua noción de que la principal finalidad de la tortura es hacer "hablar" a las personas (y dar información) fue correctamente contrarrestada en el decenio de los setenta por la noción opuesta, es decir, que su intención es, de hecho, hacer que la población en general guarde silencio... Es este tipo intencionado de tortura el que realmente intenta reprimir la democracia.

Sin adentrarnos en un minucioso análisis de la tortura tal y como se practicaba a mediados de la década de los noventa, hay que decir, no obstante, que la finalidad de la tortura no es tan claro como lo era, por ejemplo, a mediados de la década de los setenta o a comienzos de la década de los ochenta. En aquellos años, la fórmula la "tortura contra la democracia" era, si no la regla, al menos, qué duda cabe, la forma más visible y difundida de tortura de Estado sistemática. Era el tipo de tortura que se había aplicado a las víctimas (o "supervivientes", como se les denomina hoy) que lograron llegar a los distintos centros de Europa y América del Norte, donde fueron acogidas y atendidas por profesionales de la salud y por especialistas en derechos humanos preocupados. Esas personas han sido las fuentes de información para muchas de las publicaciones sobre la tortura.

Pero, al igual que ocurría ya entonces, la verdadera finalidad de la tortura tenía, a mediados de la década de los noventa, un espectro mucho más amplio de razones que la "mera" disuasión de los disidentes políticos. La tortura siempre se ha empleado, y sigue empleándose, por muchos otros motivos. Una de las formas más perversas de tortura es su utilización para obtener la sumisión y la colaboración de personas que no están involucradas en un determinado conflicto, pero que son torturadas y chantajeadas para que se infiltren o presten declaración contra supuestos "enemigos" del Gobierno.

La colaboración forzada, con todas sus implicaciones, es sin lugar a dudas uno de los más trágicos aspectos del empleo de la tortura. Las víctimas que se han visto forzadas a colaborar son rechazadas y marginadas por todos, y corren gran riesgo de ser asesinadas o torturadas por su propia gente.

La tortura y otras formas de violencia perpetradas en aras de lo que hoy se denomina "limpieza étnica" constituyen otro ejemplo que hace al caso. Se ha torturado brutalmente -muchos han muerto despiadadamente- a personas civiles inocentes sin postura o ideología política, únicamente para obligarles a abandonar su tierra. Esas personas son víctimas de una política que poco tiene que ver con la represión de la democracia.

También podemos mencionar un tercer ejemplo de tortura que no se atiene a la definición de "antidemocracia", a saber las palizas y otras formas de violencia increíblemente crueles e inhumanas -que sólo se pueden calificar de tortura- propinadas a los presos en algunos países. Esas personas son presos de derecho común, y no disidentes u oponentes de ningún tipo, y se les tortura para disuadirles de huir. Cuando se dice a los guardias de las prisiones que su ya de por sí miserable sueldo se verá reducido al 50% si un preso se escapa, no dudan en emplear formas inimaginablemente violentas de represión.

Podría proseguir la lista. Lo que se trata de dejar claro aquí es que hay que considerar la lucha contra la tortura como lucha que abarca todas esas formas de tortura, y no sólo la tortura de disidentes políticos, reales o imaginarios. Es en ese sentido en el que en la definición de la Convención de la ONU sobre la tortura, al determinar las posibles intenciones de la tortura, se dice con razón como punto fundamental : "... o por cualquier otra razón".

La misma expresión violencia organizada es quizá defendida con razón por muchos grupos que actúan en favor de los derechos humanos. Esa violencia se ha empleado, y sigue empleándose, con los mismos propósitos que la tortura y, en algunos casos, ha habido una política gubernamental para aplicarla. En otros, el motivo que se oculta tras el empleo de la violencia organizada puede resultar menos claro ... La expresión incluye seguramente la noción de tortura, sea cual fuere la definición, y es posible que, en muchos casos, su empleo sea preferible al siempre controvertido término de "tortura" (de lo que aquí se trata al decir "controvertido" es de que el propósito de intervenir contra la tortura es hacer que cese, y no andarse por las ramas diseccionando definiciones; ésta es una de las razones por las que el CICR no utiliza definición específica alguna, sino que prefiere describir lo que está sucediendo).

Los efectos de la tortura o de la violencia organizada (¿y qué decir de la violencia "no organizada?) para las víctimas son, evidentemente, muy diferentes dependiendo del grupo destinatario. Cuando se es sometido a la tortura de Estado, los activistas políticos, que están "preparados" para la tortura -en algunos casos, incluso "formados" para contar con ella- disponen de mecanismos para hacerle frente; obviamente, de tales mecanismos carecen los hombres, las mujeres y los niños que son torturados, porque se encuentran en el lugar equivocado o pertenecen a un grupo étnico mal visto (o ambas cosas), pero que no son militantes en causa específica alguna. En varios países, las personas civiles presas de las distintas formas de "limpieza étnica" son ejemplos de personas que no están, en absoluto, "preparadas" para la espantosa violencia que contra ellas se perpetra.

Seguramente no se trata aquí de comentar los divergentes parámetros de esos grupos médicos profesionales que aprueban lo que se puede resumir como el enfoque "síndrome de la tortura", ni de aquellos otros profesionales que creen que los efectos de esa misma forma de tortura variarán mucho dependiendo de la fuerza interior, de la personalidad y de los mecanismos de respuesta de aquellos a quienes se aplica.

Baste decir que todavía queda mucho trabajo por hacer a ese respecto. El punto principal que cabe señalar aquí es que no hay que considerar la tortura únicamente como una forma de represión de potenciales presos políticos, sino como un mal mucho mayor.


Acerca de la documentación sobre la tortura

Se puede decir que el CICR tiene una gran experiencia en esta materia, porque ha estado visitando a presos políticos sin interrupción desde 1918. Desafortunadamente, con frecuencia, la tortura ha sido uno de los puntos abordados durante dichas visitas.

Los delegados y los médicos del CICR recaban los datos sobre la tortura durante sus visitas a los presos en los lugares de detención (rara vez, los médicos del CICR ven a los presos una vez puestos en libertad). Lo hacen durante la fase esencial de la visita, que incluye el diálogo y el contacto directos con los detenidos. Esas entrevistas sin testigos son una de las condiciones no negociables para que se lleven a cabo las visitas del CICR. Sólo gracias a ese contacto personal y directo con el preso puede el CICR esperar obtener información fiable sobre los distintos temas que le interesa tratar.

La cuestión de la tortura y sus consecuencias es evidentemente una de las principales preocupaciones del CICR. Al entrevistarse con los presos individualmente y posibilitarles el hablar de sus problemas y preocupaciones, los delegados y los médicos del CICR obtienen una imagen general de la situación. Una vez que el CICR tiene una idea clara al respecto, el principal objetivo es abordar el tema a nivel oficial con las correspondientes autoridades, instándolas a poner término a esas prácticas.

Ya se ha mencionado el cometido específico adicional de los médicos. En algunos casos, el personal enfermero del CICR también asiste al delegado y a los médicos en estas tareas.

En los informes remitidos a las autoridades se ha de dar una imagen completa y precisa de la situación de los presos. Trabajar con profesionalidad, con delegados y médicos formados, cotejar minuciosamente toda la información recibida -de las autoridades y de los presos- permite al CICR determinar lo que realmente ha sucedido. Se insiste, en particular por lo que respecta a los médicos que examinan a las víctimas de la tortura y obtienen la mayoría de la información clave gracias a su relación privilegiada médico-paciente, sobre el hecho de que han de describir minuciosa y ampliamente la tortura. El principal objetivo es evaluar las consecuencias generales de la tortura, y no sólo hacer una lista de los métodos empleados.

Éste es un punto importante, que comporta, al menos, dos subsecciones. Primera, cabe decir que limitarse a "enumerar métodos", un proceder demasiado empleado al documentar la tortura, no es una manera eficaz de abordar el tema. En dichas listas no se puede reflejar el verdadero horror de una situación, y se tiende a separar los "métodos físicos" de los métodos psicológicos". Segunda, hay que destacar que las lesiones visibles y aparentes sólo son una parte de la historia, y quizá no la peor. Los delegados del CICR están formados para ver más allá de las meras cicatrices y marcas de la tortura que pueden ver o que se les muestra en un primer momento. "Las peores cicatrices están en la mente" (dice del doctor Sten W. Jakobsson, Estocolmo) [5]; a las víctimas de la tortura les resulta mucho más fácil mostrar las heridas de su espalda que hablar de las del alma. Debería evitarse a toda costa lo que podríamos denominar el enfoque de documentación "LQVELQH" (término que significa "Lo que ve es lo que hay") Las secuelas de la tortura han sido ampliamente descritas en otro lugar [6, 7]. Desafortunadamente, muchos profesionales de la salud que trabajan con solicitantes de asilo, por ejemplo, han de presentar "pruebas físicas" para demostrar que ha habido tortura. En muchos países, todavía no se aceptan las pruebas psicológicas de la tortura como argumento válido.

Sea cual fuere el método de análisis empleado por los profesionales en estudios e informes acerca de la tortura, parece necesario decir algo en cuanto a la manera de consignar la documentación en general. Hay una tendencia a utilizar "listas de control" y otras listas por el estilo en las actividades sobre el terreno. Con frecuencia, la información obtenida de las víctimas de la tortura es muy variada y, dado el empleo cada vez más frecuente de ordenadores y sistemas de bases de datos, los profesionales de la salud inexperimentados que tienen que manejar esa información, la presentan, a menudo, en forma de cuadro, limitándose a comprobar qué métodos de tortura se han utilizado, y a enumerarlos. Peor todavía, las cifras y las categorías de esos cuadros se introducen, con frecuencia, en un sistema que calcula "estadísticamente". Es posible que, en algunos casos, esas cifras confieran profesionalidad a un informe; pero, a menudo, inducen a error y son, qué duda cabe, limitativas.

En el CICR se insta a los delegados y a los médicos que se hallan en período de formación a que eviten esa mentalidad "tabular". Nada puede reemplazar un informe escrito por un profesional, en el que se describen los métodos y las observaciones con frases objetivas y con cuantos ejemplos sean necesarios. Esos ejemplos pueden ser la transcripción de las palabras de la víctima o un resumen, lo que sea más conveniente y práctico. Muchas organizaciones de derechos humanos profesionales trabajan de esta manera, y no se basan en engañosas presentaciones tabulares.

En el siguiente cuadro, intencionadamente simplista (cuadro 1), se ilustra el tipo de documentación que, en opinión del autor, convendría evitar. Las deficiencias deberían ser especialmente obvias en el ejemplo de tres casos que figura más adelante, pero el principio es válido para cualquier cuadro de este tipo.

Cuadro: Ejemplo ficticio de tres presos víctimas de la tortura

Métodos
Presos
Golpes

Electricidad

Capucha

Amenazas e insultos
Sacha
++

+

-

+
Aylosha
++

+

+

+
Pavel
++

-

+

+

Este cuadro es el resultado "gráfico" de una hipotética visita a una determinada prisión donde fueron entrevistados a tres presos que habían sido torturados. El cuadro resultante es parecido a muchos resúmenes tabulares de ese tipo utilizados por personas bien intencionadas que trabajan con víctimas de la tortura e intentan organizar y consignar la información.

Según el mencionado cuadro, Sacha fue golpeado (brutalmente: ++ es peor que +) y sometido a choques eléctricos. Alyosha también fue brutalmente golpeado y también se le aplicó corriente eléctrica. Además, se le encapuchó. Pavel recibió el mismo trato que Alyosha, pero sin choques eléctricos. Los tres fueron víctimas de lo que de forma eufemística se denomina "amenazas e insultos".

Lo que no aparece en el cuadro, pero bien podría ser una columna adicional, son las "estadísticas"; En este caso simplificado, habría 100% de golpes, 66% de choques eléctricos, 66% de capucha, y todos los presos (100%) fueron amenazados e insultados mientras eran torturados (el hecho de que nunca se deberían hacer estadísticas sobre la base de un número tan limitado de casos es indiscutiblemente importante; sin embargo, se ha producido demasiado a menudo).

Precisamente ese tipo de "cuadro metodológico" justifica un examen más minucioso. El primer preso, Sacha, que recibió golpes y choques eléctricos, debería ser un caso bastante claro. Aparentemente, se le dio una "gran paliza". Pero, ¿qué significa eso? ¿Se basa el doble signo "++" en la descripción que dio el preso? ¿O corresponde quizá al estado físico en que se encontraba cuando tuvo lugar la entrevista? ¿Se tienen en cuenta al calificar de "++" las diferencias entre recibir una paliza cuando el sujeto es un militante robusto, atlético y obstinado o la mujer de un campesino que pertenece al grupo étnico o a la religión equivocados y que no tiene ni idea de por qué se la está maltratando?

Se practicaron choques eléctricos. Pero un mero signo "+" en la casilla apropiada no indica en absoluto los efectos que tuvieron para esa persona. El signo "+" reduce la información a la presencia o a la ausencia de su empleo.

En sus resúmenes, los colaboradores sin experiencia desechan, con frecuencia, "las amenazas y los insultos" por considerarlos parte inevitable de la tortura. Al consignarlos en el cuadro, el lector puede considerarlos una especie de efecto secundario, como las náuseas y los vómitos que, a menudo, se considera que son efectos secundarios de algunos medicamentos... Ése no es el caso aquí, como toda persona que haya tratado con víctimas de la tortura sabe.

El segundo preso, Alyosha, recibió los mismos malos tratos. Supongamos por caso que las circunstancias fueron aparentemente las mismas (mismo torturador, misma duración, mismo lugar...). Las amenazas y los insultos también fueron una realidad de la tortura para Alyosha.

El hecho de que fuera encapuchado durante la "sesión" puede resultar de gran importancia, una característica que un mero cuadro no puede reflejar. La angustia y el dolor adicionales de no saber de qué ángulo llegará el próximo golpe o cachiporrazo cambia totalmente la situación. La "misma" paliza surtirá efectos considerablemente diferentes en esos dos presos. En muchos estudios se demuestra que este detalle aparentemente superficial es un importante factor que hace que la tortura sea más insoportable todavía.

A la angustia mental debida a la incapacidad de ver de dónde llegará el siguiente golpe, se suma un componente físico real. La incertidumbre hace que los músculos del cuerpo se contraigan con antelación haciendo que el golpe sea todavía más doloroso, más aun si se trata de un choque eléctrico. Los espasmos musculares producidos por la corriente eléctrica en esa situación se describen como mucho peores que cuando se pueden prever los choques, y ha habido casos en los que han causado lesiones adicionales.

¿Es necesario repetir que la capucha forma parte integrante de la tortura, y que no es, como siempre alegan los torturadores, "una mera precaución de seguridad"? Incluida en una sesión de golpes y choques eléctricos, agrava los efectos de la tortura. Este hecho es difícilmente comunicable en una simple columna de un cuadro.

En el tercer caso, Pavel (este ejemplo -uno de los muchos- está basado en un caso real, el de una persona entrevistada por el autor en 1994), el trato parece haber sido el mismo que el que recibió Alyosha, con la diferencia de que no se empleó la electricidad. Sin embargo, ¿cómo se puede reflejar en un cuadro de ese tipo lo que quizá fue la peor parte de la penosa experiencia de Pavel? El preso Pavel fue detenido al mismo tiempo que su hijo de 14 años. Mientras recibía la misma paliza que en el caso precedente (golpes mientras estaba encapuchado), lo peor de todo -en el caso de Pavel- era no saber si "ellos" iban a infligir el mismo trato a su hijo, sumado a las amenazas de que iban a aplicarle la corriente eléctrica. Es posible que se presupusiera directamente la tortura de su hijo (y se consignara debidamente en la aséptica columna del cuadro "amenazas e insultos"), o que fuera simplemente imaginada por el padre. La amenaza contra el hijo pudo ser real, o quizá sólo fuera utilizada por los torturadores como una forma más de tormento. El resultado es que, para ese tercer preso, el miedo que sentía a causa de su hijo eclipsó completamente todo sufrimiento físico (en el caso real, el preso declaró que apenas recordaba el dolor causado por la -brutal- paliza, porque estaba preocupado a causa de su hijo). Sin embargo, la angustia mental se prolongó hasta mucho después de finalizada la "sesión" propiamente dicha, hasta que por fin pudo saber lo que había sido de su hijo.

Es imposible incorporar ese factor psicológico ("las peores cicatrices están en la mente") en un cuadro de esos. Es imposible transcribir en una tabulación el efecto psicológico que la tortura produce en la gente. En un texto cuidadosamente redactado, es irremplazable una descripción exacta de los efectos que los diferentes métodos de tortura surten en las personas, Sobre la base de este ejemplo -intencionadamente simplista-, debería ser obvio que describir situaciones de tortura es una compleja tarea, y que la imagen real no se puede comunicar mediante cuadros y listas. El falso carácter de "evaluación científica" que se da haciendo tales cuadros y sus "estadísticas" puede, de hecho, resultar contraproducente. Ésta es una de las trampas contra las que se pone en guardia a los delegados y a los médicos del CICR a los que se envía sobre el terreno para visitar a presos.

Lo que hace falta para reflejar la situación real ante una autoridad responsable de esas cuestiones -con la esperanza de convencerla de que la tortura ha de cesar- es un amplio informe con una incuestionable descripción, no sólo de los métodos empleados, sino de los efectos posteriores de la tortura para las víctimas. En las descripciones médicas, si se justifican, se debería dar una imagen general, y no sólo una descripción forense de las cicatrices y demás secuelas. Los aspectos psicológicos deberían acompañar a los aspectos físicos, a fin de que no se produzca una falsa dicotomía de lo que, en realidad, es una única entidad indivisible.

Otro punto -frecuentemente descuidado o minimizado- a saber, los aspectos degradantes y humillantes que juegan un papel fundamental en el ámbito de la tortura, también se deberían explicar y destacar. Estos aspectos fueron omitidos en el ejemplo anterior (cuadro) para simplificar el mensaje, pero es evidente que tampoco se pueden transcribir en una columna.

En resumen, un "cuadro clínico" de la situación no debería dejar lugar a dudas de que las víctimas fueron sometidas a algo que sólo se puede calificar de tortura. De esta manera, es posible comenzar a debatir cómo poner término a ese proceder, en vez de discutir inútilmente de definiciones, métodos o porcentajes.


Conclusiones

Sería presuntuoso sacar conclusiones definitivas sobre un tema tan difícil como el formulado en el encabezamiento. Digamos simplemente que, en sus actividades, el CICR presta socorro y asistencia a todos los presos que visita en una situación de conflicto, e intenta garantizar su integridad física y moral. Esto es válido para todas las partes y para todos los bandos.

Se ha destacado la necesidad de contar con intermediarios neutrales, en particular médicos. Esta necesidad es tanto mayor cuanto que se trata de tortura. Con información directamente recabada de todas las fuentes, y mediante evaluaciones de primera mano efectuadas por su personal, incluido el personal médico, el CICR está en condiciones de redactar minuciosos informes que remite a todas las autoridades concernidas. Garantizando que todos los informes sean lo más profesionales posible, se podrán hacer las oportunas gestiones a todos los niveles para que cese la tortura.

En este sentido, los delegados y los médicos del CICR, al realizar su evaluación, tendrán que esforzarse continuamente por mantener un enfoque profesional. Al poner en conocimiento de las autoridades los casos de tortura, habrán de evitar las trampas inherentes a las catalogaciones y simplificaciones de las bases de datos. Es mejor dejar el empleo de tabulaciones y estadísticas a los médicos y a los grupos médicos que realizan investigaciones en entornos adecuados, y que utilizan una verdadera metodología científica. Ambos enfoques son complementarios; pero, la mayoría de las veces, no son intercambiables.

*******

Referencias:

Reyes, H.: "Comments by Hernán Reyes, MD, on the 1993 WMA Statement on Body Searches of Prisoners". Torture vol. 4, nº 2, 1994, pp. 54-55.

Reyes H. Visits to prisoners, Torture, vol. 3, nº 2, 1994, p. 58.

Genefke I. The purpose of torture, torture methods and sequelae. Copenhagen: International Seminar 1986.

Alocución de la doctora Inge Genefke en el IV International Symposium on Torture and the Medical Profession, Budapest, Hungría (24-26 de octubre de 1991).

Alocución del doctor Sten W. Jakobsson (CTC: Centrum for Tortyr- och Traumaskadede, Karolinska Sjukhuset, Estocolmo), en el V International Symposium on Torture and the Medical Profession, Estambul, Turquía (24-26 de octubre de 1992).

Rasmussen OV. Medical aspects of torture (tesis). Danish Medical Bulletin 1990: 37 Suppl. 1.

Basoglu M, redactor. Torture and its consequences: current treatment approaches. Cambridge: Cambridge University Press, 1993.

Original: inglés


La Universidad de Nueva York dedica un seminario a la obra de Manuel Puig.

Entre una serie de homenajes que se tributar�n al escritor argentino Manuel Puig a 15 a�os de su muerte, esta semana se realizar� un seminario sobre el autor de "El beso de la mujer ara�a" en el Centro Rey Juan Carlos I de Espa�a de la Universidad de Nueva York. All� se analizar�, entre otros aspectos caracter�sticos, su relaci�n con el cine y la oralidad como eje discursivo en su obra.

Publica Reforma en su edici�n del 22/6/2005

El seminario sobre Manuel Puig tendr� lugar el 22 y 23 de junio, y contar� con la participaci�n de su bi�grafa Suzanne Jill-Levine, as� como del escritor Mario Goloboff, el poeta y ensayista Patricio L�izaga y la investigadora Graciela Goldchluk, curadora del Archivo Digital Puig.

Entre otros, se analizar�n su apasionada relaci�n con el cine, las claves en su biograf�a y sus libros y la oralidad como eje discursivo en su obra. Asimismo se ver�n un documental y una antigua entrevista con el escritor.

Por otra parte, el 22 de julio se inaugurar� en la ciudad de Buenos Aires la muestra "Puig, 15 a�os despu�s", y simult�neamente se realizar�n mesas redondas y proyecciones de films.

La exposici�n iniciar� a partir de agosto un recorrido itinerante que culminar� en diciembre en la ciudad de General Villegas, provincia de Buenos Aires, en la que Puig naci� en 1932.

Puig, autor asimismo de "Boquitas Pintadas", "La traici�n de Rita Hayworth" y "The Buenos Aires Affair", falleci� el 22 de julio de 1990 en Cuernavaca, M�xico, dejando inconclusa su novela "Humedad relativa: 95%".

=============================================

Biograf�a de Manuel Puig

Manuel Puig naci� en General Villegas, Provincia de Buenos Aires el 28 de diciembre de 1932. En 1946 se traslad� a Buenos Aires para empezar como pupilo en la escuela secundaria. Comenz� por entonces su temprana fascinaci�n por el cine, asistiendo regularmente a las "matin�es" de cine de los domingos. En 1951 inici� sus estudios en la Facultad de Filosof�a y Letras. Viaj� luego a Roma, en 1956, con una beca para estudiar direcci�n en el Centro Sperimentale di Cinematografia.

Pas� luego por Londres y Estocolmo, donde ense�� espa�ol e italiano, trabaj� como lavacopas, y donde escribi� sus primeros guiones para pel�culas. Entre 1961-1962 trabaj� como asistente de direcci�n en diversos filmes en Buenos Aires y Roma. En 1963 se mud� a New York, donde comenz� a escribir su primera novela La traici�n de Rita Hayworth, terminada en 1965. En diciembre de ese mismo a�o la novela fue finalista de Premio Biblioteca Breve de la Editorial Seix Barral, y m�s tarde, en 1969, fue proclamada como la mejor novela del per�odo 1968-1969 por el peri�dico "Le Monde".

En 1967 regres� una vez m�s a Buenos Aires para comenzar a enfrentar sus problemas con la censura. Despu�s de publicar Boquitas pintadas, convertida inmediatamente en "best-seller", apareci� en 1973 su tercera novela: The Buenos Aires Affair. Despu�s de repetidas amenazas telef�nicas, Puig abandon� la Argentina para establecerse en M�xico, donde termin� El beso de la mujer ara�a en 1976.

En 1981 se radic� en Rio de Janeiro, Brasil. En 1985 hizo la adaptaci�n para cine de El beso de la mujer ara�a, filmada por el argentino H�ctor Babenco. En 1988 apareci� su �ltima novela, Cae la noche tropical. Un a�o despu�s abandon� Brasil para volver a M�xico, estableci�ndose con su madre en Cuernavaca. Es en esa ciudad donde Manuel Puig muri�, el 22 de julio de 1990. Dej� inconclusa su novena novela: Humedad relativa: 95%.

--------------------------------------------------------------------------------

Entre sus obras:

novelas:
La Traici�n de Rita Hayworth (1968)
Boquitas pintadas (1969)
The Buenos Aires Affair (1973)
Cap�tulo I
El beso de la mujer ara�a (1976)
Pubis angelical (1979)
Maldici�n eterna a quien lea estas p�ginas (1981)
Sangre de amor correspondido (1982)
Cae la noche tropical (1988)

teatro:
Bajo un manto de estrellas (1983)
El beso de la mujer ara�a (1983, versi�n teatralizada)
La cara de villano (1985)
Recuerdos de Tijuana (1985)
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Escuela de Letras
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Los de la OTAN. NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


26 de junio: D�a Internacional contra la Tortura
Agencia Asturiana Informal de Noticias

26 de junio: Día Internacional contra la Tortura



La tortura es una clara violación del derecho internacional humanitario, por lo que concierne directamente al CICR. En ocasión del Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, el CICR suscribe la condena de una práctica que atenta contra la vida y la dignidad humanas.


For the first time there is a special day to focus on helping torture victims and ending torture -- the United Nations International Day in Support of Victims of Torture -- to be observed every year on 26 June.

Torture is one of the most profound human rights abuses, taking a terrible toll on millions of individuals and their families. Rape, blows to the soles of the feet, suffocation in water, burns, electric shocks, sleep deprivation, shaking and beating are commonly used by torturers to break down an individual's personality. As terrible as the physical wounds are, the psychological and emotional scars are usually the most devastating and the most difficult to repair. Many torture survivors suffer recurring nightmares and flashbacks. They withdraw from family, school and work and feel a loss of trust.

"Today the United Nations appeals to all governments and members of civil society to take action to defeat torture and torturers everywhere", says UN Secretary-General Kofi Annan. "This is a day on which we pay our respects to those who have endured the unimaginable. This is an occasion for the world to speak up against the unspeakable", he said.

In her message for the Day, the UN High Commissioner for Human Rights, Mary Robinson, urged all Governments to ratify the UN Convention against Torture to ensure that torture is a crime in their domestic law and to rigorously pursue perpetrators and bring them to justice.

Thirty years ago, there were no treatment centres or services to treat torture survivors. Today there are some 200 centres or programmes all over the world. There is now profound knowledge of torture methods, the effects of torture, and how to diagnose and rehabilitate torture victims.

Over 100 programmes treating torture victims in more than 50 countries -- from the United States to Nepal -- receive funding from the United Nations Voluntary Fund for Victims of Torture, which was established in 1981. "The UN Voluntary Fund breathed life into our program", says Dr. Allen Keller of the Bellevue/NYU Program for Survivors of Torture. The New York-based program received $25,000 from the UN Fund in 1996 and $40,000 in 1997.

From 1983 to July 1998, the Fund financed 300 projects, giving priority to those providing direct medical or psychological assistance to torture victims. In 1998, the Fund received applications for financial support totalling $6.8 million but only $4 million was granted due to insufficient donations.

On this day, Mary Robinson, UN High Commissioner for Human Rights, appeals for increased contributions to the Voluntary Fund so that more torture victims can receive the help they need.

Governments, organizations, foundations, private enterprises and individuals can contribute to the United Nations Voluntary Fund for Victims of Torture. Payments should be made to: The United Nations Geneva General Fund c/o Societe de Banque Suisse (SBS), P.O. Box 2770, CH 1211 Geneva 2-CH. For contributions in US dollars, the account is CO.590.160.1; in Swiss francs, it is CO.590.160.0. Contributions can also be made by cheque to the order of the "United Nations", c/o UNO, CH-1211 Geneva 10, Switzerland. Please specify "UN Fund for Torture Victims".

Organizations setting up specific projects for assistance to torture victim should contact the United Nations Voluntary Fund for Victims of Torture, United Nations High Commissioner for Human Rights, Palais des Nations, 1211 Geneva 10-CH, tel: (41 22) 917 33 94 or fax: (41 22) 917 00 99.

The decision to annually observe the UN International Day in Support of Victims of Torture was taken by the UN General Assembly last December at the proposal of Denmark, which is home to the world-renowned International Rehabilitation Council for Torture Victims.

The commemoration this year coincides with the fiftieth anniversary of the Universal Declaration of Human Rights which, in its Article 5, proclaims that "no one shall be subjected to torture or to cruel, inhuman or degrading treatment or punishment". In addition, delegates now meeting in Rome to establish the first permanent International Criminal Court are studying proposals concerning a mandate to cover torture.

Since its creation, the United Nations has worked to eradicate torture. In 1984, the General Assembly adopted the UN Convention against Torture and Other Cruel, Inhuman or Degrading Treatment or Punishment, which entered into force on 26 June 1987. The Convention obliges States to make torture a crime and to prosecute and punish those guilty of it. It notes explicitly that neither higher orders nor exceptional circumstances can justify torture.

As of June 1998, the Convention has been ratified by 105 States. These States parties are required to report to the UN Committee against Torture, a human rights treaty body set up in 1987 to monitor compliance with the Convention and to assist States parties in implementing its provisions. The Committee is composed of 10 independent experts who serve in their personal capacity and are elected by States parties.

The UN Special Rapporteur on Torture plays a key role in the international fight against torture by responding to complaints from individuals and groups and reporting to the UN Commission on Human Rights. In 1997, Mr. Nigel Rodley (United Kingdom) transmitted 119 urgent appeals to 45 countries on behalf of torture victims and those fearing torture.

There are 105 States parties to the Convention against Torture: Afghanistan, Albania, Algeria, Antigua and Barbuda, Argentina, Armenia, Australia, Austria, Azerbaijan, Bahrain, Belarus, Belize, Benin, Bosnia and Herzegovina, Brazil, Bulgaria, Burundi, Cambodia, Cameroon, Canada, Cape Verde, Chad, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Cote d'Ivoire, Croatia, Cuba, Cyprus, Czech Republic, Democratic Republic of the Congo, Denmark, Ecuador, Egypt, El Salvador, Estonia, Ethiopia, Finland, France, Georgia, Germany, Greece, Guatemala, Guinea, Guyana, Honduras, Hungary, Iceland, Israel, Italy, Jordan, Kenya, Kuwait, Kyrgyzstan, Latvia, Libyan Arab Jamahiriya, Liechtenstein, Lithuania, Luxembourg, Malawi, Malta, Mauritius, Mexico, Monaco, Morocco, Namibia, Nepal, Netherlands, New Zealand, Norway, Panama, Paraguay, Peru, Philippines, Poland, Portugal, Republic of Korea, Republic of Moldova, Romania, Russian Federation, Saudi Arabia, Senegal, Seychelles, Slovakia, Slovenia, Somalia, Spain, Sri Lanka, Sweden, Switzerland, Tajikistan, The former Yugoslav Republic of Macedonia, Togo, Tunisia, Turkey, Uganda, Ukraine, United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland, United States of America, Uruguay, Uzbekistan, Venezuela, Yemen, and Yugoslavia.

sábado, junio 25, 2005


�ltimo homenaje de Area Iberica a Vasco Gon�alves
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Peligro para la prensa en la frontera mexicana
Agencia Asturiana Informal de Noticias

Peligro para la prensa en la frontera mexicana



VIOLENCIA / Informe de Reporteros Sin Fronteras
Peligro para la prensa en la frontera mexicana

Por Cristina Plaza

PD / Agencias

Jueves, 23 de junio 2005
La organización Reporteros Sin Fronteras presentó el pasado martes un informe sobre la libertad de prensa en los estados fronterizos con Estados Unidos y destacó la grave situación a la que se enfrentan los periodistas en esa zona.

Según expuso Benoit Hervieu en la presentación del informe, el crimen, la autocensura y la impunidad se han convertido en una amenaza para la libertad de prensa en los estados fronterizos.

La delegación que visitó Tijuana, Nuevo Laredo y Ciudad de México el pasado mes de mayo ha recogido en el informe que "Al igual que abogados, policías, funcionarios, militantes, sindicalistas u obreras de las maquiladoras de Ciudad Juárez (...) los periodistas de la prensa local también están pagando un pesado tributo al fracaso del poder ante el crimen organizado".

En el informe se recogen las muertes o desapariciones de 16 periodistas desde el año 2000. Destaca el asesinato de Francisco Javier Ortiz Franco, cofundador y editorialista del semanario Zeta, ocurrido el 22 de junio del 2004 en Tijuana, todavía sin esclarecer.

"Si el caso de Ortiz Franco incitó al poder federal a encargarse de las investigaciones en los asesinatos o desapariciones de periodistas, el esfuerzo que han desplegado aparece insuficiente para poner fin a la hecatombe y a la impunidad", señala la RSF, que percibe muy débil al Gobierno federal de Vicente Foix, que no favorece acciones para resolver esta cuestión.






Arte X�vega
Algures na costa portuguesa, acima da Praia de Mira.
Junho 2005


E a pena que me deu quando a rede veio quase vazia... Mais fotos em breve.
Dura luta, esta.. Fuente "A outra voz" Blog amigo
Agencia Asturiana Informal de Noticias

viernes, junio 24, 2005




Crisis en el Mariano Aguilera.

Por Rodolfo Kronfle.

La m�s reciente edici�n del Sal�n m�s antiguo del pa�s, fundado en 1917, pone en evidencia la urgente necesidad de profesionalizar las actividades culturales en el pa�s.

La corriente de opini�n dominante respecto al reciente Sal�n Mariano Aguilera se resume en la condena a lo oprobioso de sus resultados. �Cu�l es la causa principal?: la falta de criterio.

Falta de criterio institucional y falta de criterio �curatorial�. En lo que se refiere a la labor organizativa del Centro Cultural Metropolitano existen una serie de cuestionamientos concretos que tienen que ver con la mec�nica de selecci�n de un curador id�neo para el Sal�n. Pero m�s all� de esto, en un contexto donde las instituciones culturales no cuentan �ir�nicamente- ni con especialistas ni con profesionales, la implementaci�n de cualquier esquema de Sal�n �con o sin curadur�a- corre una suerte incierta seg�n (nuevamente) el criterio de quien o quienes convoquen, seleccionen y premien.

En este Sal�n las dos primeras instancias se pervirtieron de tal manera que quienes actuaron de jurado de premiaci�n me manifestaron lo inc�modo que result� su labor. Ser jurado supone un reto, pero cuando este reto se reduce a escoger lo menos malo el asunto debe activar alarmas. El problema ya se ve�a venir desde que se hicieron p�blicas las bases del certamen, en ellas se part�a de algo que suena bonito, una suerte de ecumenismo populista (�ser incluyente y antidiscriminatorio�), pero que es contraproducente al momento de querer establecer un est�ndar m�nimo de calidad y pertinencia.

Trascendencia trasnochada

En estas bases para la convocatoria y en las declaraciones p�blicas de Omar Ospina (periodista y editor cultural que actu� como �curador� del Sal�n) se reiteran grandes confusiones, comunes en quienes se resisten a enfrentar las complejidades de las pr�cticas art�sticas contempor�neas y las serias problem�ticas del panorama cultural actual. Adaptando a nuestra realidad una reflexi�n de Hal Foster (Dise�o y Delito, 2002) el vac�o causado por la ausencia de instancias cr�ticas acad�micas en nuestro mundillo del arte ha dado pie para un conato de �revancha� a cargo de los que �l define como los �poetas-cr�ticos�, es decir todos estos personajes que insisten en un retorno de la Belleza y Espiritualidad como sujetos esenciales del Arte.

Pese a que estas representaciones mentales ya han sido rebasadas en el entramado cultural actual, Ospina parece transitar dichos territorios al hablarnos en varias ocasiones de la �trascendencia�, otro estereotipo que se usa como muletilla al plantearlo como una cualidad metaf�sica, �inmanente en el hecho art�stico� en sus propias palabras, cuando dice que �el trabajo creativo�solo si trasciende a su tiempo y a su espacio se le puede considerar obra de arte�, idea manipuladora y rebatible ya que �en las l�cidas palabras del te�rico espa�ol Jos� Jim�nez- ��la idea del valor 'eterno' de las grandes obras de arte no se sostiene, precisamente porque la determinaci�n temporal es uno de los aspectos centrales que hace de ciertos productos humanos 'obras de arte'�La pretendida duraci�n supra-hist�rica de las obras es, en el fondo, un espejismo ideol�gico�Parad�jicamente, la capacidad de las obras de arte para ir 'm�s all�' del tiempo en que fueron producidas tiene que ver con su fuerza para sintetizar, a trav�s de un flujo nunca plenamente consciente, lo que el ser humano 'vive' y 'espera' en ese tiempo�. Quienes insisten en proponer la �trascendencia� como m�vil primordial del arte no reparan en que �la 'mentira' art�stica, la ficci�n de las artes, para ser fiel a los materiales de que se nutre, debe impulsar el reconocimiento de la temporalidad y contingencia de la vida, alabarlas en lugar de refugiarse en la ilusi�n de eternidad.�

Y ya que el curador nos lleva al terreno de la trascendencia me queda la tremenda inquietud de entender cu�l es la �trascendencia� de alrededor del 80% de los trabajos exhibidos. De lo que est� a la vista este era un Sal�n para no m�s de 18 piezas.

Al admitir 98 obras (en la edici�n 2004 ingresaron 19) de un total de 210, en buena parte de una precariedad formal que hace que la falta de solvencia en los planteamientos sea tema secundario, y considerando los antecedentes citados, no cabe siquiera ponerme a analizar los premios y menciones, ya que bien pudieron haber estado �en teor�a- entre la obra rechazada. En las circunstancias presentadas me parece que el curador debi� llevar su discurso hasta las ��ltimas consecuencias� y haber hecho del Sal�n un Full Monty, es decir, hubiera presentado toda la obra recibida aunque haya que exhibirla en la contigua Plaza de la Independencia (que para prop�sitos museales resultaba m�s apropiada).

�Cu�l curadur�a?

La indigencia intelectual del medio nos est� llevando a aceptar tergiversaciones como el indiscriminado empleo del t�rmino �curador�. Aprovecho aqu� para dar luces a una pregunta que se me hace reiteradamente: �qu� es un curador? De manera sucinta se trata de un profesional que realiza una labor de intermediaci�n cultural, que tiene bases muy acentuadas en la cr�tica; el curador intenta estructurar lecturas conexas y l�gicas a un conjunto determinado de obras, de cuya sugerente disposici�n expositiva tambi�n se encarga, en un intento de enriquecer y profundizar su relaci�n entre las mismas y el p�blico. En esta tarea asume una funci�n orientadora que produce valor, que cuestiona las nociones culturales establecidas y que propone �puede ser el caso- nuevos �ngulos de abordaje hacia una experiencia est�tica. A las cosas hay que llamarlas por su nombre, en este Sal�n no hubo curadur�a, hubo una simple �y aparentemente arbitraria- selecci�n.

Sugerencia.

Seamos honestos con nosotros mismos, saquemos balance de nuestras limitaciones, el Mariano Aguilera, ni ning�n otro sal�n nacional va a cambiar �a largo plazo- si no existe una �reingenier�a� institucional de las entidades culturales que los presentan. Habr� mejores y peores ediciones, pero un resultado sostenido solo se obtendr� cuando primen criterios especializados. En la coyuntura actual el modelo curatorial le queda grande al Mariano Aguilera, por lo que creo que le ir�a algo mejor si la convocatoria fuese simplemente abierta �como en el Sal�n de Julio- sin tem�ticas, sin tareas� �qu� m�s se necesita para verdaderamente propiciar la �libertad del artista� y para reflejar �su tiempo�?

Ganarse nuevamente la confianza de los artistas m�s serios y formados, la mayor�a de los cuales por estos avatares ya no participan, requiere de una r�gida y coherente selecci�n. Aquello es lo imprescindible para presentar un Sal�n; los premios �por otro lado- siempre ser�n discutibles.







El Sal�n no solo evidencia una calidad mediocre, sino una total falta de coherencia, donde se encuentran juntas �en una museograf�a inexplicable- interpretaciones triviales de tardo-modernismo, anticuado romanticismo, artesan�as con agenda social y un sin fin de lugares comunes contempor�neos, trillados y pobremente ejecutados, del recetario internacional.
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Experimentos Culturales�
Agencia Asturiana Informal de Noticias


VIDEO-CONCIERTO
Negro Triqueante

MIERCOLES 29 de JUNIO, 22h00 en el SESERIBO. (Veintimilla 325 y 12 de Octubre).
La banda se form� a finales del 2004, todos los integrantes son artistas visuales. Desde su inicio se pens� en presentar shows audiovisuales.
Las piezas que se presentar�n utilizan varios lenguajes y dispositivos art�sticos. Mientras se interpreta m�sica, original de la banda en vivo, se proyectar�n sincronizadamente en la pantalla im�genes editadas en video.
Cada pieza tiene una producci�n de imagen y audio diferente y espec�fica. Algunas son canciones, otras son narraciones, en este �ltimo caso la banda musical hace el papel de soundtrack en vivo.
En otras obras la m�sica va acompa�ada de actos perform�ticos. Fuente Experimentos Culturales
Agencia Asturiana Informal de Noticias

jueves, junio 23, 2005


El hombrecito azul de Playmobil con J. Voight y Dustin Hoffman. Nel&Pulgu
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Nel&Pulgu
Agencia Asturiana Informal de Noticias

MATRIMONIOS



Matrimonio entre católicos
Acaban de mandarme esto al correo. Es una pena no conocer el nombre de su autor para citarlo aquí como se merece. Copio:

En línea con la actual relevancia social en torno a la modificación de la legislación española sobre los matrimonios, la postura de los católicos en ella, voy a exponer mi posición aquí, que para eso es mi blog:

Estoy completamente a favor del permitir el matrimonio entre católicos. Me parece una injusticia y un error tratar de impedirselo. El catolicismo no es una enfermedad. Los católicos, pese a que a muchos no les gusten o les parezcan extraños, son personas normales y deben poseer los mismos derechos que los demás, como si fueran, por ejemplo, informáticos u homosexuales.

Soy consciente de que muchos comportamientos y rasgos de caracter de las personas católicas, como su actitud casi enfermiza hacia el sexo, pueden parecernos extraños a los demás. Sé que incluso, a veces, podrían esgrimirse argumentos de salubridad pública, como su peligroso y deliberado rechazo a los preservativos. Sé también que muchas de sus costumbres, como la exhibición pública de imágenes de torturados, pueden incomodar a algunos.

Pero esto, además de ser más una imagen mediática que una realidad, no es razón para impedirles el ejercicio del matrimonio.

Algunos podrían argumentar que un matrimonio entre católicos no es un matrimonio real, porque para ellos es un ritual y un precepto religioso ante su dios, en lugar de una unión entre dos personas. También, dado que los hijos fuera del matrimonio están gravemente condenados por la iglesia, algunos podrían considerar que permitir que los católicos se casen incrementará el número de matrimonios por "el qué dirán" o por la simple búsqueda de sexo (prohibido por su religión fuera del matrimonio), incrementando con ello la violencia en el hogar y las familias desestructuradas. Pero hay que recordar que esto no es algo que ocurra sólo en las familas católicas y que, dado que no podemos meternos en la cabeza de los demás, no debemos juzgar sus motivaciones.

Por otro lado, el decir que eso no es matrimonio y que debería ser llamado de otra forma, no es más que una forma un tanto ruín de desviar el debate a cuestiones semánticas que no vienen al caso: Aunque sea entre católicos, un matrimonio es un matrimonio, y una familia es una familia.

Y con esta alusión a la familia paso a otro tema candente del que mi opinión, espero, no resulte demasiado radical: También estoy a favor de permitir que los católicos adopten hijos.

Algunos se escandalizarán ante una afirmación de este tipo. Es probable que alguno responda con exclamaciones del tipo de "¿Católicos adoptando hijos? ¡Esos niños podrían hacerse católicos!".

Veo ese tipo de críticas y respondo: Si bién es cierto que los hijos de católicos tienen mucha mayor problabilidad de convertirse a su vez en católicos (al contrario que, por ejemplo, ocurre en la informática o la homosexualidad), ya he argumentado antes que los católicos son personas como los demás.

Pese a las opiniones de algunos y a los indicios, no hay pruebas evidentes de que unos padres católicos estén peor preparados para educar a un hijo, ni de que el ambiente religiosamente sesgado de un hogar católico sea una influencia negativa para el niño. Además, los tribunales de adopción juzgan cada caso individualmente, y es
precisamente su labor determinar la idoneidad de los padres.

En definitiva, y pese a las opiniones de algunos sectores, creo que debería permitirseles también a los católicos tanto el matrimonio como la adopción.

Exactamente igual que a los informáticos y a los homosexuales.

PUBLICADO EN EL BLOG AMIGO "VIENTO Y BAMBÚ"


lourdes NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


aspirantes NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Una buena mano de tute NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


J.R. HIMENEZ NEL&PULGU
Agencia Asturiana Informal de Noticias


BASES VIII CERTAMEN NACIONAL DE CORTOMETRAJES AULA 18
Agencia Asturiana Informal de Noticias

El VI Festival de Poesía de Berlín reúne a autores de las cuatro grandes lenguas habladas en España.



El director del Instituto Cervantes de Berlín, Ignacio Olmos, explicó en la presentación del evento que la ciudad "ha crecido en significación internacional gracias a iniciativas como ésta". A lo largo del Festival podrá oírse recitar en euskera, catalán, gallego y el castellano, hablado por unos 420 millones de personas. De los poetas en el evento destacan Antonio Gamoneda y Clara Janés, así como los profesores de la Escuela De Letras Fernando Millán y Edgardo Dobry.

Publica El Tiempo en su edición del 17/6/2005

Varios teatros de la ciudad, además de sus numerosos parques, son los escenarios donde se desarrollará el festival, que combinará lecturas poéticas y coloquios con espectáculos que ponen el acento en el diálogo de la poesía con la música y el arte multimedia.

Ejemplo de ello es el espectáculo de la artista Laurie Anderson "End of the Moon", estrenado en Londres, que se presentará los próximos días 18 y 20.

A la presentación acudió el jueves el poeta chileno Raúl Zurita, encantado de participar en un festival poético en una ciudad como Berlín, que considera "una representación muy fuerte del siglo XX".

Si preguntáramos a la gente qué pasaría si de repente todos los que escriben poemas, tanto figuras consagradas como Derek Walcott como un chico anónimo de 15 años que escribiera en Berlín sus primeros versos, dejaran de escribir, la respuesta sería "nada", comentó Zurita.

El, sin embargo, está convencido de que "la humanidad perecería en cuestión de cinco minutos, y quiero decir que perecería físicamente", añadió para ilustrar el poder de la lírica.

Vivimos en un tiempo "de agonía de la lengua", en un mundo donde "las palabras naufragan" en las campañas de publicidad y en el que "en el lenguaje de los medios nada de lo que se dice es cierto", explicó, para añadir que "la poesía es la resistencia contra eso".

El próximo martes, Zurita participará en "Versschmuggelt" -juego de palabras que podría traducirse por "versos de contrabando"-, un intento de transmitir al público cómo suenan las traducciones de poemas del castellano al alemán y viceversa.

El cordobés Vicente Luis Mora, el colombiano Armando Romero y la guatemalteca Ana María Rodas participan ese día en la lectura, que continuará al día siguiente con el asturiano Antonio Gamoneda, el venezolano Eugenio Montejo, el mexicano Fabio Morábito y los catalanes Juan Antonio Masoliver Ródenas y Clara Janés.

En el programa destaca asimismo "Las ínsulas extrañas", una lectura con acompañamiento audiovisual con la participación del catalán Marcellí Antúnez, la gallega Luisa Castro, el argentino residente en España Edgardo Dobry, el catalán Francesc Parcerisas, el vasco Kirmen Uribe, Bartolomé Ferrando y Fernando Millán.

Los días 24, 25 y 26 se estrenará en el teatro Hebbel am Ufer "Q", una breve pieza de danza sobre el poema "El desencanto de Don Quijote", de la francesa Chantal Maillard.

Una muestra sobre Octavio Paz y otra sobre Clara Janés y Eduardo Chillida en el Instituto Cervantes completan el programa.


SECCIÓN: Lenguas 17-06-05, 17:40


VIII CERTAMEN NACIONAL DE CORTOMETRAJES AULA 18
Agencia Asturiana Informal de Noticias

martes, junio 21, 2005

En Ponferrada, el sábado

Casimiro y yo.

Por FRANCISCO J. LAURIÑO

PP (o sea, Primerísimo Plano)

Por FRANCISCO J. LAURIÑO

domingo, junio 19, 2005


www.pornocha.com
Agencia Asturiana Informal de Noticias


Pornocha
Agencia Asturiana Informal de Noticias


We also remember!!
Agencia Asturiana Informal de Noticias

AZTLÁN



El inevitable dominio del español



Y todo inició después de la independencia de México de España y este tuvo un gobierno propio, en aquellos tiempos (entre 1810 y 1821), la desorganización en todos los aspectos de la vida en México era evidente, constantes cambios de gobiernos, guerras internas, distintas corrientes políticas, pobreza extrema y explotación de la mayoría de los mexicanos, falta de dinero en el gobierno y una distribución de la población muy dispareja en el mejor de los casos, la mayor parte de los territorios del norte de México se encontraban casi deshabitados y reinaba la anarquía y la falta de identificación como nación independiente.

En algún momento del moribundo gobierno virreynal de España en México, se concedió a ciudadanos estadounidenses colonizar el territorio del estado de Texas para que estos pagaran impuestos a la corona española, tras la total independencia de México, el nuevo gobierno mexicano continuó otorgando permisos de colonización hasta 1835 en que la cantidad de estadounidense en los territorios del norte llegó a estar en proporción de 5 a 1 en relación a los mexicanos (en Texas esta proporción fue de 10 a 1).

Ante este nuevo escenario, los estadounidenses, con otra cultura, lengua e identificación nacional, se empezaron a revelar contra el gobierno mexicano y en Texas declararon su independencia de México siempre contando con el patrocinio directo del gobierno de Estados Unidos, después vinieron las guerras, primero contra los colonos estadounidense y luego contra Estados Unidos con el resultado que todos sabemos: más de la mitad del territorio mexicano ocupado por EE.UU..

Allí empezó la triste y desgraciada historia del México independiente y la historia del español en aquellos territorios ocupados. Tan pronto como fue firmado el tratado de Guadalupe-Hidalgo en la que México reconocía la ocupación de los territorios del norte, Aztlán despertaba y con él "La Reconquista" se ponía en marcha ante la imposibilidad de pelear y ganar una guerra militarmente contra Estados Unidos, ahora más fuerte con la anexión de nuevos territorios y personas pagando impuestos.

Existe toda una leyenda de la historia de Aztlán, pero en resumen representa hoy en día al conjunto de los estados que México perdió durante las guerras contra Estados Unidos en el siglo XIX: Texas, Alta California, Nuevo México, Nevada, Utah, Colorado, Arizona y pequeñas partes de Oregon, Oklahoma y Wyoming.


"WE ALSO REMEMBER"



"WE ALSO REMEMBER" (nosotros también recordamos)
Imagen de amplia difusión y que se refiere a "La Reconquista" de Aztlán.
Tomado del sitio del historiador Pablo Molinar.


Todo esto sucedió durante el siglo XIX, ahora las cosas se empiezan a repetir pero a la inversa, ahora ciudadanos mexicanos están habitando cada vez en mayor cantidad los territorios ocupados, la mayoría de ellos no tienen permisos del gobierno de Estados Unidos como los que el gobierno mexicano le otorgó a los colonos estadounidenses, pero su impacto e importancia se hace palpable en todos los niveles de la sociedad en esos estados.

Todos esos ciudadanos mexicanos, también tienen hoy en Estados Unidos, otra lengua, cultura e identificación nacional y que empieza a cambiar el escenario. 20.6 millones de mexicanos viven en Estados Unidos según la oficina del censo y representan los siguientes porcentajes de los habitantes de esos estados:

* Arizona 25.3%
* California 32.4%
* Colorado 17.1%
* Nevada 19.7%
* Nuevo México 42.1%
* Texas 32%
* Utah 9%

Todavía están lejos de las proporciones que los estadounidenses representaban en territorios mexicanos, pero las cifras van en aumento y a un ritmo constante.

La notable falta de asimilación del idioma y la cultura de la población mexicana en EE.UU. es una de las principales quejas de los grupos anti-inmigrantes, de hecho por momentos es dificil creer que no se está en una ciudad mexicana cuando uno se encuentra en Los Angeles, San Diego, El Paso o Laredo (considerando la enorme difusión del español en todos los medios).

Esta falta de asimilación ha obligado recientemente a que hasta los más conservadores políticos estadounidenses hagan campañas en español o dediquen tiempo a convivir con grupos de "hispanos", no se diga los buenos niveles de español que los más altos funcionarios tienen empezando por el presidente George Bush.


Políticos estadounidenses "en español"
Para el año 2050 el 25% de toda la población de EE.UU. será de origen "hispano" contra el 11% actual, estando por encima y muy lejos de cualquier otro grupo poblacional con excepción de los anglosajones que serán el 52% del total.

La importancia de los hispano-hablantes (y por ende el español) parece que lejos de disminuir,


* El precandidato presidencial John Kerry, hace promesas a ciudadanos mexicanos en EE.UU. (nota del 30 de enero de 2004)

* George Bush hace campaña en español (nota del 27 de enero de 2004)



aumentará considerablemente en las próximas décadas debido básicamente a que están amarrando las manos de los políticos más conservadores del gobierno.

Los hispano-hablantes les han hecho saber que ya sin su voto dificilmente podrán competir en una elección para un cargo gubernamental, la cantidad de votantes hispano-hablantes en Estados Unidos ha sobrepasado ya el punto de no regreso para el gobierno en el que pudieran haberse emitido leyes que restringieran totalmente los flujos de migrantes.

Por si fuera poco, EE.UU. necesita de los migrantes para suplir su base productiva actual que empieza a envejecer y que ante los niveles de crecimiento demográfico, se ve técnicamente imposible que pueda ser reemplazada con su población nativa. Al contrario de EE.UU., México cuenta con una abundante población disponible lista para reconquistar todo el sur de EE.UU. cumpliendo así una doble misión: acercar cada vez más esos territorios a jurisdicción mexicana y extender el español como lengua más usada en el sur de Estados Unidos.

¿Suena descabellado?

La maquinaria ha sido encendida y dificilmente se podrá apagar.

Se dice que en la política nada es casualidad y que todo tiene su significado. Durante el pasado sexenio, el entonces presidente de México, Ernesto Zedillo, dijo en Chicago que él no sólo era presidente de los 100 millones de mexicanos que viven en México, sino de también de otros 23 millones que vivían en EE.UU.:

"...afirmo orgullosamente, que la nación mexicana se extiende más allá del territorio delimitado por sus fronteras..."

poco después su retórica iría más alla cuando en el congreso de EE.UU. se promovían nuevas leyes anti-inmigrantes:

"...no permitiremos que ninguna fuerza o ley extranjera afecte a ningún mexicano en cualquier parte que se encuentre..."

En conclusión, los diminios del español están próximos a acrecentarse dramáticamente, más, mucho más que en la actualidad, durante el presente siglo será la lengua más hablada en Aztlán desplazando el inglés, se convertirá en un requisito para hacer negocios y política en EE.UU., la reconquista está próxima y el idioma será primordial para el éxito.



Para conocer la historia de Aztlán:
http://www.azteca.net/aztec/aztlan.html
Para conocer la historia de la guerra por Texas
http://www.elbalero.gob.mx/historia/html/sxix/texas.html
http://www.tareasya.com/noticia.php?noticia_id=1831


Si tienes alguna duda en relación a la información aquí presentada, puedes utilizar el Foro de La Lengua Española, recuerda que es gratuito y acuden personas altamente calificadas que pueden ayudarte a resolverlas.